Escucha esta nota aquí

El papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, regresó este lunes al Vaticano, tras un viaje relámpago y sorpresivo de cuatro días a su natal Alemania para visitar a su hermano mayor, gravemente enfermo, anunció la Santa Sede. 

El viaje de Benedicto, que renunció al trono de Pedro en febrero del 2013, es el primero al exterior desde que abandonó el pontificado.

Durante su estadía en Alemania visitó en varias ocasiones a su hermano Georg, de 96 años, con quien ha mantenido siempre una relación estrecha.

Los dos hermanos fueron ordenados sacerdotes el mismo día de junio de 1951 y Georg solía visitar a su hermano en el Vaticano. 

Un portavoz del obispado alemán de Ratisbona, Clemens Neck, relató a la AFP que el viaje fue decidido "espontáneamente" debido a que el estado de salud de Georg se había deteriorado. 

Es "quizás la última vez que los dos hermanos se vean en este mundo", comentó.

La conferencia episcopal alemana lamentó "la triste ocasión" para Benedicto XVI, quien visitó su país natal por última vez en 2011.

En Baviera, el papa emérito visitó también el cementerio donde descansan sus padres así como su hermana mayor, María, quien murió en 1991. 

Benedicto XVI viajó en compañía de un médico y una enfermera y de su secretario privado, el arzobispo alemán Georg Gänswein.

Según las fotos del viaje, Joseph Ratizinger aparece muy debilitado y en silla de ruedas. 

Desde su inédita renuncia hace siete años ha salido en contadas ocasiones de las murallas del Vaticano, entre ellas para pasar unas horas en el palacio pontificio de Castel Gandolfo, a las afueras de Roma, en julio de 2019. 

Cuando el 11 de febrero del 2013, Joseph Ratzinger, alegó a los 85 años "falta de fuerzas" para seguir en el trono de Pedro y anunció en latín que renunciaba ante una platea de cardenales desconcertados, generó una situación sin precedentes en la historia moderna. 

La convivencia inusual entre el 265º papa emérito y el 266º, el argentino Francisco, ha transcurrido sin problemas evidentes, pese a que el papa "emérito", un reconocido teólogo de tendencia conservadora, optó por seguir trabajando en lo que más le gusta: escribir sobre temas claves para la iglesia. 

Ratzinger, que fue profesor durante veinticinco años en universidades alemanas, fue también por otro cuarto de siglo el guardián del dogma de la Iglesia como responsable de la Congregación para la Doctrina de Fe, el ex Santo Oficio, antes de ser papa por ocho años (2005-2013).   



Tags