Escucha esta nota aquí

Un grupo de residentes bolivianos en Estados Unidos llegó ayer, frente a la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el estado de Nueva York, para exigir al presidente boliviano Evo Morales la declaratoria de desastre nacional, porque los fuegos forestales ya consumieron más de tres millones de hectáreas, y el respeto a la democracia.

El canciller Diego Pary minimizó la protesta y dijo que ni se dieron cuenta de la misma.

“Vemos y seguimos de lejos la agonía de nuestro pueblo, nuestros hermanos no solo sufren la destrucción de su hábitat, sino el avasallamiento de sus tierras, la depredación de sus recursos y la poca y malintencionada ayuda que el gobierno de Evo Morales está brindando solo a cambio de votos, aprovechándose de la miseria ajena.

No nos equivoquemos sobre quiénes son los verdaderos culpables del holocausto ambiental, los responsables no se cansan de violar las leyes nacionales ni la autodeterminación de los pueblos”, dice el documento del colectivo que se organizó para marchar, pero que días antes hizo llegar una carta a los embajadores y representantes permanentes ante las Naciones Unidas (ONU).

En el documento, las 11 organizaciones firmantes pedían persuadir a Bolivia de que el Gobierno declare desastre nacional, usar sus influencias para permitir el apoyo internacional, técnico y financiero, y activar mecanismos legales para que el Gobierno de Evo Morales rinda cuentas por perpetrar una desastre de magnitud mundial.

“Esta calamidad ambiental tiene un responsable, se llama Evo Morales. Los incendios en la Chiquitania son la más clara demostración de racismo ambiental.

La sistemática violación de los derechos humanos del pueblo chiquitano, cruceño y boliviano encierra un desprecio profundo por el valor de la vida. Estos incendios no pueden ser separados de una politica de tierras”, dice el texto.

Estuvieron cerca de la sede de la ONU
Más de un centenar de personas asistió

Tags

Comentarios