Escucha esta nota aquí

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pidió ayer a sus partidarios que salgan a las calles el 15 de marzo para participar de las manifestaciones en su apoyo, pese a que las mismas han sido calificadas de antidemocráticas por sus detractores.

“No es un movimiento contra el Congreso o el Poder Judicial, es un movimiento pro-Brasil”, dijo el jefe de Estado en Boa Vista (norte), donde hizo una escala antes de ir a Florida para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Es un movimiento que quiere mostrarnos a todos, al Ejecutivo, el Legislativo y el poder Judicial, que es la población la que da la dirección que debe tomar el país”, insistió el mandatario, que ha intensificado también sus ataques a la prensa. 

Comentarios