Escucha esta nota aquí

Decenas de bomberos combaten grandes focos de incendio sobre la bahía de Asunción, cuya humareda copa hace varios días a la capital paraguaya, en medio de la sequía que suele producirse durante esta época del año. 

Un centenar de bomberos voluntarios hicieron pedidos de agua y combustible en las redes sociales ante la escasez de suministros para enfrentar el fuego, cuya intensidad no se reduce, observó la AFP este sábado.

Algunos mensajes solicitaban a la ciudadanía aportes de agua y hielo para hidratar a los voluntarios, así como analgésicos, aceite para motores y bombas de agua, además de combustible para sus vehículos. 

"Nuestras máquinas se van resintiendo. Varios de nuestros vehículos se quedaron por el camino. El fuego es muy intenso", dijo a periodistas el capitán Rafael Valdez, presidente del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Asunción.

"Ciertamente las aguas del río Paraguay están muy cerca, pero las bombas de succión ya no dan abasto", agregó.

Los focos de incendio fueron ocasionados por quemas de basura, en medio de una larga sequía que azota a Paraguay, habitual en la época de transición entre el invierno y la primavera.

"Los incendios son provocados por inescrupulosos que quieren matar de esa forma la vegetación con el objetivo de ocupar los terrenos bajos de la zona", explicó Alejandro Buzú, jefe de Prevención Contra Incendios de la Municipalidad de Asunción.

El funcionario recomendó a los vecinos de la capital mantenerse dentro de sus casas con las ventanas cerradas para evitar la contaminación.

En las inmediaciones de la zona del incendio el Gobierno construye un puente sobre el río Paraguay, que unirá Asunción con la región occidental del país.