Escucha esta nota aquí

El grupo brasileño JBS, número uno mundial de la carne, ha "lavado" ganado vinculado a la deforestación en la Amazonia mediante la práctica de triangulación de reses, según una investigación publicada este lunes por una consorcio de medios.

Las fotos divulgadas en Facebook muestran un convoy de ganado transportado en julio de 2019 de una hacienda a otra por conductores que usaban camisetas con el logotipo de JBS, según el consorcio formado por The Guardian, Repórter Brasil, Disclose y The Bureau of Investigative Journalism.

La venta de donde salió el ganado, Estrela do Aripuana, en el estado de Mato Grosso (centro-oeste), es objeto de un embargo del Ministerio de Medio Ambiente desde 2012, debido a la tala ilegal de casi 1.500 hectáreas.

El embargo teóricamente impide la cría de ganado en estas tierras y el propietario fue multado con 2,2 millones de reales (1,15 millones de dólares a la tasa de cambio promedio de 2012).

Los animales fueron transportados a otra granja, Estrela do Sangue, a 300 km de distancia, sin litigios ambientales y por lo tanto autoriza a la cría y comercialización, en una práctica de triangulación.

"Aquí estamos nuevamente con el ganado trasladado de la hacienda Estrela do Aripuana a Estrela do Sangue", comentó en Facebook un chofer con uniforme de JBS.

Otra foto del mismo post muestra un camión de JBS frente a un letrero que registra "Hacienda Estrela do Aripuana, 15 km". 

Fueron utilizadas también imágenes satelitales para confirmar las informaciones.

Según el consorcio, datos oficiales registraron que entre junio de 2018 y agosto de 2019, al menos 7.000 animales fueron trasladados a la granja autorizada para la cría.

Otros documentos revelan que esta hacienda envió unos 7.000 animales a mataderos de JBS entre noviembre de 2018 y noviembre de 2019.

JBS aseguró en un comunicado enviado que no compra ganado "en granjas culpables de irregularidades" y que "adopta un enfoque inequívoco de deforestación cero", incorporando programas de trazabilidad destinados a combatir prácticas de "lavado de ganado". 

"Las informaciones del reportaje no reflejan los estándares operativos de la empresa, que ha iniciado una investigación" sobre el asunto, agrega el comunicado.

Según un estudio publicado hace diez días por la revista estadounidense Science, el 17% de la carne de res exportada hacia la Unión Europea está vinculada a la deforestación ilegal en la Amazonia.

Este estudio también cita el problema de los "proveedores indirectos", refiriéndose a la triangulación de ganado, cuando es "transferido a una propiedad antes del abate".

Estas revelaciones surgen en un contexto de objeciones crecientes en Europa a la ratificación del acuerdo de libre comercio firmado entre la Unión Europea y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay).

Las reticencias se deben a la deforestación de la selva tropical y a la política ambiental del presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien defiende la apertura de reservas naturales y territorios indígenas a la explotación minera y agropecuaria.