Escucha esta nota aquí

Brasil superó el jueves la barrera de los 400.000 muertos por coronavirus, sin ver el final del túnel por la lentitud de la vacunación y deficiencias de gestión atribuidas por numerosos expertos al gobierno de Jair Bolsonaro.

El ministerio de la Salud notificó 3.001 decesos en las últimas 24 horas, con lo cual el balance se eleva a 401.186, superado solo por Estados Unidos. El total de infectados en catorce meses de pandemia llega a 14,5 millones, en este país de 212 millones de habitantes.

El ritmo de infecciones y decesos vinculados a la enfermedad ha descendido ligeramente en las últimas dos semanas, aunque continúa en niveles elevadísimos, con el sistema público de salud todavía fuertemente presionado en buena parte del país.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Brasil es el segundo país con mayor número de muertes, por detrás de Estados Unidos (567.327), y el tercero con más casos, después de la nación norteamericana (31,8 millones) e India (18 millones), convertido ahora en el mayor foco global de la pandemia.

Esta segunda ola de la pandemia, más virulenta y letal que la primera, empezó de forma muy tímida en noviembre pasado y terminó de desatarse en los primeros meses de este año, cuando el país superó de forma sucesiva sus récords de contagios y muertes.

El máximo diario de positivos lo alcanzó el 25 de marzo, con 100.158, y el de óbitos el 8 de abril, cuando reportó 4.249 fallecidos.

Comentarios