Escucha esta nota aquí

La Comisión Europea urgió hoy a un retorno progresivo del turismo con el levantamiento gradual de las restricciones de circulación vinculadas a la crisis del nuevo coronavirus, con el objetivo a su vez de salvar la campaña estival.

"No va a ser un verano normal, pero cuando todos cumplimos con nuestra parte, no tenemos que enfrentarnos a un verano atrapados en casa o totalmente perdido para la industria del turismo", apuntó Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión.

Bruselas propone así a los 27 países de la Unión Europea (UE), responsables últimos de su política interior, un enfoque coordinado para levantar las restricciones en las fronteras, que sea "gradual" y "sin discriminación" entre países o nacionales.

La primera fase sería la actual, marcada por un cierre de las fronteras a los viajes "no esenciales". En la segunda, la Comisión propone levantar las restricciones entre países y regiones con una situación sanitaria similar y mejorando.

La fase final conduciría al levantamiento de todos los controles fronterizos dentro del espacio de libre circulación europeo Schengen, para lo que Bruselas pide a los países tener en cuenta criterios sociales y económicos, así como sanitarios.

Alemania anunció hoy que prevé levantar las restricciones de circulación en sus fronteras a mediados de junio, al igual que sus vecinos franceses, austríacos y suizos, según el ministro alemán del Interior, Horst Seehofer.

El cierre de fronteras lastra todavía más la situación en los turísticos países europeos a orillas del Mediterráneo, como Italia, España o Francia, que además son los miembros de la UE más afectados por la pandemia con más de 25.000 muertos cada uno.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya advirtió que la "dependencia" de ese sector, que representa más del 10% del PIB de la UE y casi el 12% del empleo, agravará el impacto económico del virus en las economías de España, Italia y Grecia.

Para poder hacer turismo con seguridad, la Comisión Europea también presentó una serie de recomendaciones para los sectores del transporte y de la hostelería, como limitar el contacto entre pasajeros o el aforo de hoteles y restaurantes.