Escucha esta nota aquí

La Policía brasileña inició este miércoles una operación contra una banda liderada y controlada desde la cárcel por el narcotraficante Luiz Fernando da Costa, alias "Fernandinho Beira-Mar", uno de los mayores capos del país que cumple penas que suman cerca de 320 años.

Uno de los hijos de Beira-Mar, narcotraficante con conexiones en Colombia y Paraguay y que al final de los años 1990 y comienzo de los 2000 era el mayor capo de Brasil, fue detenido en el estado de Paraíba (nordeste), según la Policía.

Cerca de Paraíba, en el estado de Ceará, también fue arrestado un hombre muy próximo al traficante.

Las autoridades registraron en Duque de Caxias, colindante a Río de Janeiro, el apartamento de lujo de la hermana de Da Costa, para la que también hay una orden de busca y captura por su supuesta participación en la banda

Según la Policía, Beira-Mar, preso desde 2006 en la cárcel federal de Porto Velho, en el estado amazónico de Rondonia, coordinaba desde su celda al grupo a través de su celular y de mensajes escritos en papel.

De acuerdo con las investigaciones, el capo diversificó sus negocios más allá de las drogas y ahora obtenía rentas con otras actividades, como la venta de bombonas de gas y cigarros, servicios de moto-taxi y hasta abastecimiento de agua.

En total, la Policía cumple 35 órdenes de arresto, 27 de declaración de "conducción coercitiva", es decir, llevan a la persona obligatoriamente a declarar, y 86 allanamientos y registros en cinco estados de Brasil.

16 años tras las rejas

En 2007, un año después de ingresar en prisión, las autoridades ya descubrieron que Beira-Mar mantenía el abastecimiento de marihuana y cocaína en las favelas de Río de Janeiro y en esa ocasión detuvieron a 19 personas.

Beira-Mar acumula casi 320 años de prisión en condenas por delitos de tráfico de drogas, formación criminal, lavado de dinero, contrabando y homicidio.

En 2015 un tribunal brasileño le condenó a 120 años de cárcel por el homicidio de cuatro reclusos durante un motín ocurrido en la cárcel de máxima seguridad de Bangú I, en Río de Janeiro, en noviembre de 2002.

Fernandinho Beira-Mar fue detenido por el Ejército de Colombia el 21 de abril de 2001 en Vichada, departamento selvático en la frontera con Brasil y tres días después fue extraditado a Brasil, donde ya estaba condenado por sus actividades ilícitas. 

Comentarios