Escucha esta nota aquí

Grupos de camioneros de carga cumplían este martes su sexto día de protestas y bloqueos de carreteras en Chile, en medio de emplazamientos de la oposición para que el gobierno adopte medidas más drásticas y desaloje las rutas con el fin de evitar desabastecimientos.

Imágenes de una fiesta en la ruta en la que participaron dos bailarinas 'stripper' y que los camioneros agremiados realizaron en medio del toque de queda nocturno que rige en todo el país por la pandemia de coronavirus, elevaron este martes las críticas sobre el actuar del gobierno frente al conflicto.

Los camioneros protestan por la inseguridad principalmente en la zona de la Araucanía, sur del país, donde han sido blanco de ataques incendiarios en medio del conflicto de indígenas de la etnia mapuche con el gobierno y terratenientes. 

Estos argumentos del principal gremio de transporte de carga han recibido apoyo de portavoces del Gobierno, pero una parte de la opinión pública considera la actual administración ha amparado de cierta manera al conflicto.

El partido opositor Democracia Cristiana anunció que si en 24 horas el gobierno no aplica la denominada Ley de Seguridad Interior del Estado a los camioneros planteará en la justicia una acusación constitucional en contra del ministro del Interior y Seguridad, Víctor Pérez.

"El Gobierno tiene 24 horas para solucionar el tema del orden público en términos de pandemia. Es un quebrantamiento de las leyes y de la Constitución el tener actos que pongan en riesgo el abastecimiento del país", dijo Gabriel Silber, diputado por ese partido.

Silber se refería a que las medidas tienen lugar en medio de un estado de excepción nacional que rige desde marzo debido a la pandemia, que impactó fuerte en Chile.

Pero el gobierno del centroderechista Sebastián Piñera confía en llegar pronto a un acuerdo con los camioneros para que se levante el paro, el cual ya empezó a provocar demoras en la entrega de productos y desabastecimiento en algunas ciudades del sur del país.

A raíz de las movilizaciones sociales que estallaron el 18 de octubre de 2019, el gobierno chileno impulsó una "ley antibarricadas" que aumenta las sanciones para aquellos que interrumpan el normal funcionamiento de las calles y carreteras, pero no la ha aplicado en este conflicto.

"No hemos asaltado ningún supermercado, no hemos quemado municipalidades, no hemos quemado iglesias, ni tractores, ni camiones ni nada. Esta es una manifestación pacífica", afirmó José Villagrán, presidente del gremio de camioneros del sur de Chile.