Escucha esta nota aquí

La derecha, oposición al gobierno central, se impuso este domingo por amplio margen en las elecciones a alcalde de Buenos Aires pero habrá balotaje, en unos cruciales comicios a tres meses de las presidenciales de octubre.

La segunda vuelta electoral enfrentará a Horacio Rodríguez Larreta, candidato del actual alcalde y presidenciable Mauricio Macri, con el economista Martín Lousteau, representante de una derecha más moderada.

Escrutadas 91,6% de las mesas, Rodríguez Larreta, de 49 años, candidato por Propuesta Republicana (PRO), obtenía el 45,5% de los votos, mientras que Lousteau, (44) de Energía Ciudadana Organizada (ECO, centro-derecha), se ubicaba a 20 puntos, con 25,5%.

El candidato de la presidenta Cristina Kirchner, Mariano Recalde, quedó relegado a un tercer puesto, con 21,8%, en un distrito conservador que le es adverso y en el que el gubernamental Frente para la Victoria (peronismo de centroizquierda) no logró hacer pie.

En el centro de campaña del PRO, el resultado se vivió como un enorme espaldarazo para la candidatura presidencial de Macri, alcalde capitalino desde 2007, quien le quitó protagonismo a Rodríguez Larreta, su jefe de gabinete y candidato más votado en Buenos Aires.

"Esto que está pasando acá, tiene que ver con algo más grande que está sucediendo en toda Argentina", se entusiasmó Macri en el comando de campaña del PRO, junto a su compañera de fórmula para las presidenciales, Gabriela Michetti.

Rodríguez Larreta dijo estar "todos seguros que Macri va a ser el próximo presidente de todos los argentinos".

Macri es el opositor mejor posicionado en las encuestas de las presidenciales, aunque detrás del oficialista Daniel Scioli, el gobernador de la poderosa provincia de Buenos Aires bendecido por la presidenta.

Lousteau, exministro de Economía de Kirchner y devenido luego en opositor, celebró haber quedado como "segunda fuerza" en la Capital.
"Los porteños decidieron que va a haber balotaje", señaló cuando algunos especulaban que podría desistir de la segunda vuelta, que se realiza cuando ningún candidato supera el 50% de los votos emitidos válidos.

No obstante, pese a competir en la ciudad de Buenos Aires, el PRO y ECO son aliados a nivel nacional para las presidenciales del 25 de octubre.

El "kirchnerismo" que gobierna Argentina y que nunca logró conquistar el voto conservador de Buenos Aires, no anticipó cómo hará pesar su electorado en el próximo duelo capitalino.

En una jornada invernal que se desarrolló sin incidentes, un 77% del padrón de 2,5 millones participó de la votación para elegir al jefe de Gobierno (alcalde) y 30 legisladores comunales.

A diferencia de elecciones anteriores, a tres horas del cierre de los comicios a las 18:00 horas locales (17:00 hb) el escrutinio estaba prácticamente terminado lo que también fue reivindicado por el PRO como un logro de su gestión por haber puesto en marcha el voto con boleta electrónica por primera vez.

Votaciones en provincias

Otras dos provincias --Córdoba (centro) y La Rioja (noroeste)-- también votaron este domingo para elegir su gobernador, en comicios sin balotaje, mientras que La Pampa (centro-sur) realiza primarias y Corrientes (noreste) vota solo legisladores provinciales.

En Córdoba, segundo distrito con 2,7 millones de electores, un ala disidente del peronismo se imponía al inicio del escrutinio que se mantuvo por más de dos horas con apenas el 1,2% que de confirmarse, le permitiría conservar el gobierno en este segundo distrito electoral del país.

En tanto, una alianza entre el PRO y la Unión Cívica Radical (UCR, socialdemócrata), que respalda a Macri a nivel nacional, lograba el segundo puesto y el candidato kirchnerista quedaba relegado a un tercer lugar.

En La Rioja, el peronismo en el gobierno no tenía inconvenientes para retener la gobernación, de acuerdo a los primeros cómputos.