Escucha esta nota aquí

Los 13 candidatos surcoreanos que concurren mañana a las elecciones presidenciales celebran hoy sus últimos actos de campaña con la esperanza de arañar el máximo de votos, pese a la ventaja que el liberal Moon Jae-in muestra en los sondeos.

Moon viajó hoy hasta Busan (segunda ciudad del país y lugar clave para el candidato del Partido Democrático al ser considerado un fortín para los conservadores), donde ofreció un mitin antes de realizar paradas en las ciudades de Daegu y Cheongju (centro) en el camino de vuelta a Seúl, donde cerrará su campaña.

El conservador Hong Yoon-pyo tiene previsto un itinerario casi idéntico, mientras que el centrista Ahn Cheol-soo visita dos zonas consideradas "bisagras electorales": el distrito metropolitano de Daejeon y la región de Chungcheong, ambos en el centro del país.

Los últimos sondeos, de la semana pasada (la ley electoral prohíbe publicar encuestas durante los cinco últimos días de campaña) muestran una intención de voto para Moon del 42,4 por ciento, mientras que Ahn y Hong se sitúan más de 20 puntos por detrás, empatados con un 18,6 por ciento de apoyo.

La mayoría de analistas considera que Moon ha ampliado su brecha con Ahn y que éste ha perdido su ventaja sobre Hong debido a que el candidato centrista, tradicionalmente más alineado con la izquierda, ha realizado propuestas que tienden más al flanco conservador.

Los comicios presidenciales de mañana vienen marcados por el escándalo de corrupción de la "Rasputina", que ha motivado el adelanto electoral tras desencadenar la destitución de la expresidenta conservadora Park Geun-hye el pasado 10 de marzo.

El caso, que ha llevado al encarcelamiento preventivo de Park y de presidentes de empresas como Samsung, ha indignado a los surcoreanos, que, según las encuestas, amenazan con castigar a los candidatos de la derecha en estos comicios.

Esta ha sido la primera vez que Corea del Sur destituye a un presidente elegido democráticamente y también el primer adelanto de elecciones presidenciales desde que el país volvió a organizar comicios democráticos en diciembre de 1987.

La fiscalía considera probado que Park, que está en prisión preventiva desde el 31 de marzo, creó una red con su amiga Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina" por su influencia sobre la expresidenta, a través de la cual obtuvo sobornos de al menos tres grandes empresas por valor de unos 50 millones de dólares.

Comentarios