Escucha esta nota aquí

A través de la técnica lucky imaging, que combina el empleo de cámaras de alta velocidad y tiempos de exposición inferiores a los 100 milisegundos, astrónomos del observatorio internacional Gemini de Hawái lograron capturar una de las imágenes más nítidas de Júpiter logradas desde la Tierra, según un reporte del diario argentino La Nación.

​​Este logro forma parte de un programa conjunto con el telescopio espacial Hubble, en apoyo a la misión Juno de la NASA. Al combinar las imágenes del observatorio con las observaciones de Juno y Hubble, los especialistas descubrieron que los relámpagos y algunos de los sistemas de tormentas que los crean, se forman al interior y alrededor de enormes celdas convectivas, sobre nubes de agua congelada y líquida que se encuentran en zonas más profundas de ese planeta gigante.

Según publica el diario The Guardian, Michael Wong, el científico de la Universidad de California que lideró el equipo de investigaciones, destacó la importancia de estas imágenes. "La información obtenida a través del observatorio Gemini es muy importante porque nos permite tener muestras de las nubes de Júpiter de manera regular".

A través del Generador de Imágenes en Infrarrojo Cercano (NIRI por sus siglas en inglés) del observatorio Gemini, los astrónomos pudieron observar en profundidad las poderosas tormentas de Júpiter, ya que la luz infrarroja de mayor longitud de onda puede atravesar la neblina delgada, pero las nubes de mayor espesor obstruyen su paso. En las imágenes, esto crea un efecto como el de un farol resplandeciendo en medio de la bruma, en donde el brillo de las capas más cálidas y profundas del planeta, se cuela a través de las grietas de la gruesa capa de nubes.

Júpiter es el quinto planeta del sistema solar. Forma parte de los denominado planetas exteriores gaseosos. Recibe su nombre del dios romano JúpiterEs, además, después del Sol, el mayor cuerpo celeste del sistema solar, con una masa casi dos veces y media más a la de los demás planetas juntos.

También es el planeta más antiguo, siendo incluso más antiguo que el Sol.


 
​​