Escucha esta nota aquí

María Victoria Olavarrieta, una católica cubana, le envió una carta al Papa Francisco en la que le exige que "alce su voz" para denunciar la represión contra el pueblo. La isla vive una dramática situación por la falta de alimentos y medicamentos.

"En los mares de Cuba, Santidad, además de plástico, yacen los restos de los muchos cubanos que han muerto ahogados tratando de escapar de la gran cárcel en la que los Castro convirtieron mi país. Nuestra iglesia ha sido perseguida, amenazada, vigilada, penetrada por los agentes de la seguridad del estado", denuncia en su misiva.

Ese país registró en las últimas semanas protestas porque no tienen alimento ni medicamentos, mientras que el Gobierno de Miguel Díaz-Canel convocó a contra marchas y dispuso la militarización de la mayoría de las provincias.

"Si los obispos cubanos sienten miedo de hablar, de ponerse del lado del pueblo, los entiendo, no sabemos las amenazas que les han hecho, pero usted, con la inmunidad que le confiere su jerarquía, puede hablar y defendernos", agrega la nota.

Concluye explicando que “los sacerdotes cubanos que se han puesto del lado del pueblo abiertamente, algunos están siendo golpeados por la policía, detenidos y silenciados por sus obispos que temen por sus vidas. Y del acoso del gobierno a los obispos, usted que es su Papa, debe saber más que yo. Cómo les duele Padre, a las religiosas y sacerdotes cubanos con los que he podido hablar que usted mire para otro lado”. /Fuente: Religión Digital

Comentarios