Escucha esta nota aquí

Chile reportó este viernes una cifra récord diaria de 26 fallecidos de coronavirus mientras crece la polémica por la habilitación de cientos de tumbas en el cementerio de Santiago, que las autoridades de salud niegan haber solicitado.

Con los 26 fallecidos, Chile totaliza 394 víctimas de Covid-19 desde el primer caso el 3 de marzo. El número de contagiados se elevó a 39.542 tras registrarse 2.502 nuevos casos en las últimas 24 horas.

Frente al aumento de los fallecidos, las autoridades de Salud negaron haber solicitado al Cementerio General de Santiago, el más grande de Chile, que habilitara cientos de tumbas para enterrar a posibles fallecidos a causa del virus.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo este viernes que "nunca ha ocurrido" una orden "para que se creen cupos de cementerio para recibir a víctimas de la pandemia".

El jueves, el director del camposanto, Rashid Saud, confirmó que desde hace aproximadamente un mes y por iniciativa propia comenzaron la tarea de crear más sepulturas.

Si bien todos los años el personal del cementerio despeja las sepulturas temporales no reclamadas por los familiares, en una actividad llamada coloquialmente como "resacas", la tarea nunca se hacía en esta época del año, dijo por su parte Luis Yévenes, presidente de la Federación de Trabajadores de Cementerios Municipales.

De acuerdo con Saud, hasta ahora se han habilitado cerca de 1.000 sepulturas. Yévenes afirmó, sin embargo, que se han despejado unas 1.700.

El plan oficial es habilitar cerca de 2.000 tumbas, según Saud. "Hay que contrastarlo con otros países que han recurrido a fosas comunes, con países donde han estado con los muertos en las calles, pudriéndose los cadáveres en camiones; es eso lo que queremos evitar y ojalá no las usemos (las sepulturas nuevas)", añadió Saud.

En tanto, Daniel Jadue, alcalde de la comuna de Recoleta, donde se emplaza el Cementerio General, aclaró que se trata de un trabajo que planifican desde hace meses como municipio, sin recibir una orden del Gobierno. 

"Dentro de nuestra planificación nosotros empezamos a preparar una respuesta para un posible colapso en enero cuando comenzamos a ver la noticia en el mundo, pero esto no es una solicitud de nadie en el Gobierno", dijo Jadue en una entrevista con radio Futuro.

El alcalde recalcó el papel social de este camposanto, que recibe a quienes no tienen para pagar una sepultura y a los muertos no reclamados.