Escucha esta nota aquí

Chile cumplió este jueves seis meses desde que se registrara el primer caso de coronavirus, con contagios estabilizados en el área Metropolitana pero con el temor a que los casos repunten tras el permiso especial que entregó el gobierno para celebraciones familiares en fiestas patrias a mediados de mes.

En seis meses de pandemia suman 416.501 infectados y 15.505 fallecidos, entre confirmados y sospechosos, cifras que dejan a Chile en el undécimo país del mundo con más contagiados, según la Universidad Johns Hopkins.

Pero desde hace ocho semanas, los nuevos contagios se estabilizaron en la capital, Santiago, que ha sido el epicentro de la pandemia en ese país, y donde viven 7,1 de los 18 millones de habitantes de Chile. Desde entonces suman cerca de 1.800 nuevos casos por día, aunque en el resto del país la situación es disímil. 

Por ejemplo, la ciudad de Punta Arenas (extremo sur) vive un rebrote tras haber logrado controlar la expansión del virus en junio.

Por ahora lejos de los 6.938 casos diarios que se registraron el 13 de junio, la cifra más alta diaria de contagios en estos seis meses, las autoridades comenzaron a anunciar un paulatino desconfinamiento.

Al igual que con la imposición de las primeras cuarentenas, que se hicieron por barrios o zonas y no a nivel nacional, en Santiago se ha ido liberando desde hace un mes y con anuncios semanales, a barrios o comunas, a partir del llamado "plan paso a paso", que contempla cinco etapas de apertura. 

Este lunes, a más de la mitad de la población de la capital chilena se le levantó la cuarentena y desde el miércoles se permitió la reapertura de bares y restaurantes en los barrios de Providencia, Las Condes, Ñuñoa, y Vitacura, en el este de la ciudad, que son los que tienen las menores cifras de contagios.

También se anunció un permiso especial para realizar pequeñas fiestas familiares, de hasta 10 personas en espacios cerrados, durante las próximas fiestas patrias de Chile, entre el 18 y el 20 de septiembre, una tradición cultural que incluso conlleva varios días feriados y pago de aguinaldos por algunas empresas.

"A mayores libertades, mayores son las responsabilidades para que las personas en sus casas continúen con las medidas de autocuidado", indicó este jueves el ministro de Salud, Enrique Paris.

- Medida sin sustento sanitario -

La medida, según explicaron las autoridades, fue tomada debido al gran significado que tiene esta celebración para la ciudadanía. Los chilenos la esperan todo el año para organizar parrillas con la familia o asistir a las llamadas fondas, espacios con puestos de comida, bebida y diversiones típicas, que se levantan en esta fecha en todo el país.

Sin embargo, este permiso especial de tres días generó preocupación en el sector sanitario, que la considera apresurada. 

Sobre todo cuando los chilenos están convocados a votar un mes después -el 25 de octubre- en un histórico plebiscito Constitucional, considerada la elección más importante desde el retorno a la democracia en el país hace 30 años.

"Tomar medidas como levantar la cuarentena para las Fiestas Patrias hace quedar bien con cierta parte de la ciudadanía, pero no tiene un sustento sanitario; tampoco lo tiene abrir los restaurantes en las terrazas", lamenta el académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago y especialista en políticas públicas, Claudio Castillo.

Durante estas fiestas se mantendrá la prohibición de viajar al interior del país, donde aún rige toque de queda nocturno. En esa línea, las fronteras siguen cerradas y las clases a distancia, con excepción de Isla de Pascua.

Para evitar mayor desenfreno en una fecha donde aumenta notablemente el consumo de alcohol, el ministro de Salud anunció que se adelantará en dos horas el inicio del toque de queda que rige desde marzo.

"Abrir la posibilidad de que estando en cuarentena se liberen algunas actividades no me parece razonable", criticó este jueves el exministro de Salud y actual miembro del Consejo Asesor Covid-19, Álvaro Erazo.

Por su parte el ministro de Salud replicó que en la medida "no hubo ningún apresuramiento, fue meditado y muy conversado; se pensó en las familias".

Según el Ministerio de Salud, el 93% de quienes se contagiaron de coronavirus en estos seis meses en Chile ya se recuperó.