Escucha esta nota aquí

Chile comenzó ayer la vacunación de menores entre 12 y 17 años contra el covid-19 en un paso más de la exitosa campaña de inmunización que tiene al país líder en América Latina y entre los más aventajados del mundo.

Las autoridades sanitarias determinaron que la vacunación se realizará con la vacuna Pfizer/BioNTech y los primeros serán adolescentes en centros del Servicio Nacional de Menores (Sename), centros de salud mental y con comorbilidades específicas.

“El objetivo es vacunar a todos los niños y jóvenes entre 12 y 17 años, porque ya tenemos una vacuna que está aprobada para poder cumplir ese rol”, indicó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, en el inicio dela vacunación en Santiago. “Cuando tengamos la vacuna apropiada vamos a vacunar también a los niños menores de 12 años”, agregó.

Chile se une a Uruguay, que inició la inoculación de adolescentes entre 12 y 17 años hace dos semanas, convirtiéndose en el primer país de América Latina en hacerlo.

Más de cinco millones de dosis de Pfizer/BioNTech ha recibido Chile desde el comienzo de la vacunación masiva de mayores de edad el 3 de febrero.

Además de Pfizer/BioNTech, recibió la vacuna Sinovac (18,1 millones), AstraZeneca (897.600, de cuales 489.600 llegaron a través del mecanismo Covax) y CanSino (575.908). En total se han recibido 24,6 millones de dosis. También está aprobado el uso de la vacuna de Johnson & Johnson, pero aún no llegó ningún envío.

En Chile, 11,8 millones de personas ya han recibido la primera dosis de la vacuna contra el covid-19, mientras que 9,3 millones dos dosis.

El gobierno apunta a vacunar hasta finales de junio a la población objetivo de más de 15 de los 19 millones de habitantes del país.

Si bien el proceso de vacunación en Chile ha sido rápido, el presidente Piñera indicó que hay al menos dos millones de personas de la población objetivo que aún no se han vacunado.

Chile lleva varias jornadas mostrando una reducción en los casos de contagios diarios. Ayer sumaron 3.464 casos y 45 defunciones por coronavirus, y alcanza 1,5 millones de enfermos y más de 30.000 decesos.

Preocupa la flexibilización

La Organización Mundial de la Salud declaró ayer que se siente “preocupada” ante la flexibilización de las restricciones contra el coronavirus en los países que participan en la Eurocopa de fútbol.

“En algunas de las ciudades anfitrionas, los casos de covid-19 ya están aumentando en las zonas donde se disputan los partidos”, declaró Robb Butler, un director ejecutivo de la oficina regional de la OMS para Europa, a la AFP.

La organización de la ONU, que se negó a nombrar ciudades o países concretos, lamentó el hecho de que “algunos estadios que acogen el torneo están aumentando el número de espectadores que pueden ver un partido”.

Las autoridades británicas anunciaron el martes que se permitirán más de 60.000 espectadores en Wembley para las semifinales y la final del torneo, frente a los 40.000 previstos inicialmente.

En las zonas donde aumenta el contagio, la OMS Europa pide que se actúe con rapidez.

Por otro lado, la Casa Blanca admitió ayer que el objetivo del presidente Joe Biden de inyectar al 70% de la población adulta con al menos una dosis de la vacuna anticovid para el 4 de julio, día de la fiesta nacional de Estados Unidos, será incumplido.

Se trata de la primera meta no alcanzada en términos de vacunación para el presidente estadounidense, que convirtió el aceleramiento de la campaña de inmunización en una prioridad del comienzo de su mandato.

El objetivo será alcanzado sin embargo “por los adultos de 27 años y más” de ahora al 4 de julio, dijo Jeff Zients, coordinador de la lucha contra el covid-19.

Hasta el momento, 65,4% de los mayores de 18 años han recibido al menos una dosis de una de las tres vacunas autorizadas en EEUU.

El ritmo de vacunación se ha ralentizado desde abril cuando llegó a un pico de 3,4 millones de dosis diarias.

Comentarios