Escucha esta nota aquí

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, realizó una profunda reestructuración en su gabinete, que incluyó la llegada de rostros del ala más dura de la derecha chilenaEs el quinto cambio de Gabinete desde que Piñera asumió su segundo período en marzo de 2018 y la reestructuración se aplicó en seis carteras de Estado.

De acuerdo con el reporte de la prensa del exterior, se desplazó a los titulares de las carteras de Interior, Relaciones Exteriores, Defensa, Secretaría General de Gobierno y Presidencia, y Desarrollo Social.

La medida se da en medio de la crisis interna de Chile Vamos, la coalición oficialista, cuya fractura se produjo tras el apoyo de un grupo de parlamentarios del sector a la reforma constitucional del sistema de jubilación chileno, pese a los esfuerzos de Piñera por rechazar esta postura.

"Convoco a este nuevo gabinete y a todo Chile. Vamos a emprender una nueva etapa para nuestro gobierno y para nuestro país, con un verdadero espíritu constructivo, con convicción, con unidad, con fe y con esperanza", expresó el mandatario al presentar a sus colaboradores.

La movida, además, significó la salida de Gonzalo Blumel del Ministerio de Interior, uno de los políticos que emergió tras el estallido social de octubre del año pasado, pero perdió fuerza y fue criticado por no alinear a su sector en torno a rechazar la idea del retiro del 10% de las pensiones, según La Nación.

En su reemplazo, Piñera optó por el senador Víctor Pérez, militante del partido derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), defensor del golpe militar de 1973 y cercano a las Fuerzas Armadas.

Otro de los nombres destacados es Andrés Allamand en Cancillería, una de las figuras más reconocidas de la vieja guardia de la derecha chilena y que lideró el rechazo de una nueva Constitución y al retiro parcial de las jubilaciones.

En contraste, Piñera designó a Mario Desbordes en Defensa, en una nominación que provocó diversas lecturas: desde contrapesar el perfil duro de los nuevos colaboradores del mandatario, hasta atenuar su propia incidencia. 

Además, Piñera optó por Jaime Bellolio para la vocería de la Presidencia. Se desempeñaba hasta hoy como diputado. Pese a que se había manifestado a favor de un cambio a la Carta Fundamental, hace pocos días transparentó su giro y su opción por el rechazo. 

Según el Mercurio de Chile, el presidente ha estado concentrado en la elaboración del discurso que dará durante su Cuenta Pública de este viernes.

Además los cambios se dan a tres meses del plebiscito por una nueva Constitución, programada para el 25 de octubre, todo en medio de la inestabilidad de la derecha del país vecino.