Escucha esta nota aquí

Chile se acerca a los 60.000 nuevos casos de coronavirus mientras las muertes aumentaron 29% en las últimas 24 horas, elevando el total de fallecidos a 589, indicó este jueves el ministro de Salud, Jaime Mañalich, al comparar la crisis sanitaria con una "batalla descomunal". 

Las cifras de este jueves marcan ocho récords diarios sobre el avance de la pandemia en el país de casi 18 millones de habitantes: el número de fallecidos pasó de 35 el miércoles a 45 este jueves, y hubo 3.964 nuevos contagios para un total de 57.581 desde el primer caso el 3 de marzo.

"Se trata de una batalla descomunal de la cual nadie puede desmarcarse", dijo el ministro de Salud, quien enfatizó la importancia de respetar la cuarentena por "la lucha que está dando el personal sanitario", subrayó.

"Es evidente que el número de casos está aumentando, eso se traduce que en los próximos días más eso va a provocar presión en la red asistencial", advirtió el ministro.

También pidió superar en estos momentos diferencias políticas y polarizaciones, admitiendo que Chile atraviesa un momento de profunda desconfianza en el Gobierno de Sebastián Piñera. 

Este pedido tiene lugar en una semana donde se han registrado manifestaciones violentas y pacíficas en zonas pobres de Santiago, donde la cuarentena y la paralización de gran número de actividades desde el 16 de marzo golpean con desempleo y hambre.

En las últimas horas también surgieron en redes sociales convocatorias a cacerolazos contra el Gobierno.

En Santiago, capital de siete millones de habitantes y principal foco de la pandemia en el país, están ocupadas entre el 94 y 95% de las unidades con camas de paciente crítico, donde día a día aumenta el número de hospitalizados, por lo que han ido habilitando unidades de pediatría y de otras especialidades para ubicar más camas para enfermos graves.