Escucha esta nota aquí

China impulsó una nueva campaña de test masivos en el noroeste del país, donde detectaron recientemente 137 casos de personas infectadas por el Covid-19.

Las pruebas empezaron a realizarse el sábado por la noche y afectarán a los 4,75 millones de habitantes de la ciudad de Kachgar y sus alrededores, en la provincia de Sinkiang.

Esta operación se inició después de que una joven trabajadora de una fábrica textil diera positivo.

China es el país donde oficialmente fue detectado por primera vez el nuevo coronavirus a finales de diciembre de 2019, antes de propagarse por el mundo entero. 

Pero el gigante asiático logró controlar la epidemia en su territorio a través de la realización de un gran número de test, medidas de confinamiento y restricciones de circulación, aunque volvieron a surgir algunos focos aislados de contagios.

Este nuevo brote en Sinkiang, donde todos los positivos son por ahora asintomáticos, se originó en una fábrica del condado de Shufu donde trabajan la joven infectada y sus padres, indicó la comisión sanitaria de esta provincia en una rueda de prensa.

El domingo por la noche (hora local) ya se habían realizado 2,8 millones de pruebas y en los dos próximos días está previsto que se hagan el test el resto de los habitantes de la zona, indicó el gobierno municipal.

Kachgar es una localidad cercana a las fronteras con Pakistán, Afganistán, Tayikistán y Kirguistán. Esta se encuentra en la región de Sinkiang, donde reside la minoría musulmana uigur, víctima de una persecución política y religiosa, negada por Pekín.