Escucha esta nota aquí

China dio cuenta este viernes de 55 nuevos casos de Covid-19, de los cuales 54 son "importados" del extranjero, cuando el país se dispone a cerrar temporalmente las fronteras y reducir drásticamente los vuelos internacionales.

Por primera vez en tres días, se identificó un caso de contagio de origen local en el este del país, según el balance oficial.

Además hubo cinco muertos en Hubei, la inmensa provincia del centro que fue puesta en cuarentena a finales de enero y donde las restricciones se han levantado progresivamente desde el miércoles.

China, donde surgió la pandemia mundial en diciembre, se ha fijado como prioridad evitar que el Covid-19 entre en su territorio desde el extranjero. El país cuenta con 595 casos "importados".

Se trata en su mayoría (90%) de chinos que regresan al país, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pekín anunció el jueves por la noche que cerrará temporalmente las fronteras a la mayoría de los extranjeros y reducirá los vuelos internacionales. La medida entrará en vigor el sábado a medianoche (16H00 GMT del viernes).

Estas restricciones cierran la puerta del territorio chino a los turistas y a los extranjeros domiciliados en China, pero actualmente fuera del país. 

Sin embargo, se hace una excepción con los hombres y mujeres de negocios, además de los titulares de pasaportes diplomáticos y de servicio, quienes podrán entrar.

A partir del domingo, una compañía china solo podrá realizar un vuelo semanal a otro país y una aerolínea extranjera solo uno por semana a China, donde el nuevo coronavirus ha infectado a por lo menos 81.340 personas en China y ha provocado 3.292 muertos, según datos publicados por las autoridades.

Comentarios