Escucha esta nota aquí

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el de China, Xi Jinping, han acordado crear una estructura financiera independiente que no pueda ser influenciada por otros países.

Los líderes de Rusia y China mantuvieron una reunión virtual que se celebró en un contexto en el que ambas naciones enfrentan varios desafíos en el ámbito de la política exterior.

“Se ha prestado especial atención a la necesidad de intensificar los esfuerzos para formar una infraestructura financiera independiente que dé servicio a las operaciones comerciales entre Rusia y China. Crear, quiero decir, una estructura que no pueda ser influenciada por terceros países”, declaró el asesor ruso Yuri Ushakov.

En la conversación ambos mandatarios abogaron por aumentar la participación de las monedas nacionales en el comercio bilateral y con esto “ampliar la cooperación para garantizar el acceso de los inversores de Rusia y China a los mercados de valores de ambos países”, detalló.

Desafíos

Para Rusia, estos desafíos están relacionados con la actividad de la OTAN en países vecinos y con las tensiones con Ucrania, mientras que China se enfrenta a alianzas en su contra en la región del Indo-Pacífico y a la actividad en torno a Taiwán: la isla que Pekín considera parte de su territorio.

Putin dijo que las relaciones entre Moscú y Pekín son “un verdadero ejemplo de cooperación interestatal en el siglo XXI”. “Un nuevo modelo de cooperación se ha creado entre nuestros países, basado, entre otras cosas, en fundamentos como la no intervención en los asuntos internos y el respeto a los intereses mutuos, la determinación de convertir a la frontera conjunta en un cinturón de paz eterna y buena vecindad”, afirmó el presidente ruso.

Comentarios