Escucha esta nota aquí

Un volcán submarino que se parece al "Ojo de Sauron", del mundo de El señor de los anillos, ha sido encontrado frente a la costa de Australia. Investigadores del CSIRO, la agencia de investigación australiana, han cartografiado el objeto mediante un sonar submarino durante un viaje de exploración de los territorios del Océano Índico.

A bordo del buque de investigación, el RV Investigator, el equipo detectó el ojo con el sonar multihaz a 3.100 metros por debajo del barco, a 280 kilómetros al sureste de la isla de Navidad. Los científicos, al ver el aspecto del volcán submarino, no dudaron en darle el nombre en referencia a la trilogía de El señor de los anillos.

"Este volcán, hasta ahora desconocido e inimaginado, apareció en nuestras pantallas como una gigantesca depresión de forma ovalada, llamada caldera, de 6,2 km por 4,8 km de ancho. Está rodeada por un borde de 300 m de altura (que se asemeja a los párpados de Sauron), y tiene un pico en forma de cono de 300 m de altura en su centro (la "pupila")."

Al sur del "ojo", el equipo también encontró una montaña marina cubierta de conos volcánicos y, más allá, un monte submarino más grande y plano cubierto de piedra pómez.

Siguiendo el tema de El señor de los anillos, los han bautizado como Barad-dûr (la "fortaleza oscura" coronada por el ojo de Sauron en la trilogía cinematográfica) y Ered Lithui ("montañas de ceniza").

El origen  de la caldera

Según escribió Tim O'Hara, biólogo marino de los Museos de Victoria y miembro del viaje, una caldera se forma cuando un volcán se derrumba. El magma fundido en la base del volcán se desplaza hacia arriba, dejando cámaras vacías. La fina corteza sólida de la superficie del domo se derrumba entonces, creando una gran estructura en forma de cráter. A menudo, según escribe O'Hara para The Conversation, un pequeño pico nuevo comienza a formarse en el centro a medida que el volcán sigue expulsando magma.

"El Ojo de Sauron, Barad-dûr y Ered Lithui forman parte del grupo de montes submarinos Karma, cuya antigüedad ha sido estimada por los geólogos en más de 100 millones de años", escribió. Estos montes, añadió O'Hara, "se formaron junto a una antigua cresta marina de una época en la que Australia estaba situada mucho más al sur, cerca de la Antártida".

Ayudar a Parks Australia a encontrar estas formas en el futuro

Según biólogo marino, la misión del viaje es cartografiar el fondo marino y estudiar la vida marina de estos antiguos y recónditos paisajes marinos.

"El Gobierno australiano ha anunciado recientemente planes para crear dos enormes parques marinos en la región", escribió. "Nuestra expedición aportará datos científicos que ayudarán a Parks Australia a gestionar estas zonas en el futuro", añadió.

La primera parte del viaje –la etapa hasta la región de la isla de Navidad– está casi terminada. Ahora, el equipo retomará la segunda etapa, aventurándose más al oeste hasta las islas Cocos (Keeling) en los próximos dos años.

"Sin duda, muchos de los animales que encontremos aquí serán nuevos para la ciencia y nuestros primeros registros de su existencia serán de esta región. Esperamos muchos más descubrimientos sorprendentes", concluyó.

Comentarios