Escucha esta nota aquí

La presencia en Nueva York de la activista sueca de 16 años Greta Thunberg ha atraído ayer a varios cientos de jóvenes a las protestas de los “Viernes para el Futuro” que un grupo de niños celebra habitualmente frente a la sede de la ONU para concienciar sobre la crisis climática.

No importa que Thunberg, que llegó el miércoles a Nueva York en un velero para no contaminar tras una travesía de dos semanas por el océano Atlántico, haya permanecido callada, sin apenas participar; el entusiasmo de sus compañeros animados por ella se reflejaba en sus caras.

“Es el sistema lo que hay que cambiar, no el clima”, “Dejen de negar que la tierra se está muriendo” o “Queremos un futuro saludable”, eran algunos de los lemas que gritaban los jóvenes que se concentraron frente al edificio de la ONU y que después marcharon frente a su fachada por la Primera avenida.

Los participantes en la manifestación de ayer convocaron a los presentes a una marcha el próximo 20 de septiembre en Nueva York, en el marco de una protesta a nivel mundial para llamar la atención a los líderes del mundo sobre la emergencia climática.

Tags