Escucha esta nota aquí

El aeropuerto internacional de Tegel en Berlín, un lugar lleno de historia, cerró definitivamente este domingo, tras el despegue de un último vuelo de Air France, una semana después de la inauguración de las nuevas instalaciones aeroportuarias en el sureste de la capital alemana.

El vuelo AF1235 de la compañía aérea francesa con destino a París -en un guiño a la compañía del primer vuelo que llegó a Tegel en 1960- despegó a las 15:00, marcando el fin de este emblemático aeropuerto, muy querido por los berlineses. Lo digo con claridad: es un día en el que el corazón duele, comentó el alcalde de la ciudad Michael Müller. Tegel era para nosotros, berlineses y berlinesas, la puerta al mundo, agregó.

La terminal hexagonal en los 70. Es considerado un ícono arquitectónico

El histórico aeropuerto fue construido en 90 días en 1948 en pleno bloqueo de la ciudad por los soviéticos, y su pista de 2.400 metros se consideraba como la más larga de Europa en la época. A través de los años, Tegel se transformó en aeropuerto civil. Concebido como una joya de eficacia, terminó por saturarse, caracterizándose por retardos en los vuelos, pérdidas de equipaje y falta de higiene en sus servicios sanitarios.

La excepcional tardanza en la construcción del nuevo aeropuerto le dio nuevos plazos de sobrevivencia y siguió abierto más tiempo de lo previsto. El nuevo aeropuerto internacional Willy-Brandt en Schonefeld, en el sudeste de Berlín, fue inaugurado el sábado 31 de octubre con nueve años de atraso (y un sobrecoste que casi dobla su presupuesto inicial de unos 2.000 millones de dólares), en plena crisis del coronavirus, que hundió al sector aéreo en la más grave crisis de la historia.


La reina Isabel II pisó el aeropuerto en 2015

Tegel se suma así a los pequeños aeropuertos de los antiguos sectores ocupados de la capital alemana que han ido cerrando desde la reunificación, ante el incremento de las cifras de pasajeros y el desfase de sus instalaciones. El mayor ejemplo en este sentido es Tempelhof, en medio de la ciudad, que cerró sus puertas en 2008.

En Tegel emergerá un nuevo barrio, según la municipalidad de Berlín, con viviendas para 10.000 personas, e infraestructuras correspondientes como almacenes, escuelas, guarderías. La terminal hexagonal del aeropuerto, clasificada monumento histórico, albergará un centro de desarrollo de la Universidad de Ciencias Aplicadas Beuth.

El aeropuerto era también llamado Otto Lilienthal. En 2017, más de 20,4 millones de pasajeros utilizaron sus instalaciones. Está conectado con el centro de Berlín por cuatro líneas de autobuses. Su cercanía al centro de la ciudad era perfecta para el viajero, pero provocaba una contaminación acústica.

El arribo de John F. Kennedy, en junio de 1963, sigue siendo legendario