Escucha esta nota aquí

Los mexicanos celebraron elecciones legislativas y locales, un proceso clave para el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que ha sido enlutado por el asesinato de cinco indígenas que participaban en la organización de los comicios.

La matanza se produjo en la víspera de la votación, cuando pistoleros emboscaron a un grupo de personas que transportaba material electoral en una camioneta a una comunidad del estado de Chiapas (sur), informó la Fiscalía.

Este hecho prolongó la estela de muerte de una campaña que se saldó con 90 políticos asesinados desde septiembre, 36 de ellos candidatos o precandidatos, según la consultora Etellekt.

Se declaran ganadores

Los últimos colegios electorales cerraron a las 20:00 en la mayor parte de México, tras 10 horas de votación para renovar la Cámara de Diputados, unos 20.000 cargos regionales y 15 de 32 gobernaciones, por lo que los resultados preliminares hasta el cierre de edición (23:00) solo habían avanzado un 6%

Sin embargo, pese a que no se dieron resultados oficiales, los presidentes de Morena, PAN, PRI y MC se declararon ganadores, por lo que el consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Ciro Murayama, los llamó irresponsables.

El consejero del INE, citado por el diario Excelsior, recordó que “la primera información certera sobre las gubernaturas será la de los conteos rápidos del INE”.

Por lo que ante las declaraciones de candidatos y líderes de partido políticos, precisó: “No te dejes sorprender”.

Voto polarizado

Aunque México es uno de los países más golpeados por el coronavirus, la perspectiva de un voto de castigo para AMLO pareció debilitarse ante el retroceso de la epidemia, según encuestas.

López Obrador mantiene una popularidad superior al 60% y podría conservar una cómoda mayoría para impulsar reformas en su cruzada antineoliberal, aunque perdería algunos escaños, de acuerdo con los sondeos..

El país, de 126 millones de habitantes, acumula casi 229.000 muertes por el covid-19 -cuarto en el mundo en números absolutos- y su tasa de mortalidad es la vigesimoprimera por 100.000 habitantes.

Violencia electoral

En localidades de Guerrero y Jalisco -dos de los estados más violentos- los comicios se desarrollaron bajo un clima de tensión por la presión de narcotraficantes y otras bandas del crimen organizado, que según el Gobierno buscaban influir en el proceso.

En Tijuana arrojaron cabezas humanas en centros de votación. Según El Universal, una de las cabezas habría sido dejada en el interior de una caja por un desconocido en la mesa 1440. Tan solo 40 minutos después, un segundo cráneo humano y otros restos fueron dejados en bolsas negras en un local de votación cercano.

La Policía retiró las cabezas de los puntos de sufragio para continuar con el proceso. Además, los uniformados investigan la identidad de los fallecidos y relación de los eventos.

Comentarios