Escucha esta nota aquí

Ciudad de México iniciará el 1 de junio un plan gradual de reapertura económica y social que dependerá de la ocupación hospitalaria por la pandemia de covid-19, anunció este miércoles el gobierno local.

La ruta hacia la "nueva normalidad" estará regulada por un semáforo de cuatro colores, de los cuales el rojo, de alerta máxima, se mantendrá por lo menos hasta el 15 de junio, dijo Claudia Sheinbaum, alcaldesa de esta ciudad de nueve millones de habitantes.

Sin embargo, a partir del 1 de junio se podrán reactivar las industrias automotriz, minera y de construcción, así como la producción de cerveza, en escasez tras la suspensión de labores no esenciales.

Con más de 15.000 casos positivos y casi 1.500 decesos, la capital mexicana está en el foco rojo de la emergencia por el nuevo coronavirus. Junto con el área metropolitana alberga unos 22 millones de habitantes.

El semáforo se mantendrá en su máximo nivel mientras las camas de los hospitales registren un 65% de ocupación.

La alerta bajaría a color naranja a mediados de junio y "permitirá la apertura de restaurantes, hoteles y servicios religiosos con un aforo del 30%, y de cines y teatros con un aforo de hasta el 50%", explicó Sheinbaum en su conferencia diaria.

El color amarillo se activará con una ocupación hospitalaria menor al 50%, posiblemente hacia julio o agosto.

Si la propagación del virus disminuye notablemente se espera que bares, gimnasios y discotecas abran sus puertas en septiembre cuando el semáforo esté en verde.

La alcaldesa estima que las actividades escolares se reanuden en agosto y no el 1 de junio, como había previsto el gobierno federal.

Según las autoridades capitalinas, hay 6.320 camas ocupadas, de las cuales 1.473 trabajan con ventilador, y la ocupación total de los hospitales que atienden Covid-19 es del 75%.

México, de unos 120 millones de habitantes, registró hasta el martes 54.346 casos positivos y 5.666 fallecidos, según cifras oficiales.