Escucha esta nota aquí

La coagulación de la sangre en hasta un 40% de los pacientes enfermos de Covid-19 en EEUU se suma a los problemas pulmonares, en los riñones, cerebro, corazón, intestino e hígado que genera esta enfermedad.

La preocupación crece de tal manera entre los profesionales de la salud que algunos plantearon la controvertida posibilidad de dar anticoagulantes preventivos a todos los enfermos de coronavirus, incluso a aquellos que están lo suficientemente bien como para permanecer en sus hogares mientras se recuperan totalmente, reportan diversos diarios del mundo.

La Tercera, de Chile, indica que en medio de la pandemia, surgió una misteriosa complicación asociada a la coagulación de la sangre, que está matando a pacientes con la enfermedad. Las primeras alertas surgieron en la red de hospitales del sistema de salud de la Universidad Emory en Atlanta (EEUU) tras el reporte de un médico, que señala que uno de sus pacientes tenía un extraño problema de sangre.

A pesar de que le pusieron anticoagulantes, refiere el mismo diario, el paciente todavía estaba desarrollando coágulos. Un segundo especialista dijo que había visto algo similar, al igual que un tercer médico. “Fue entonces cuando supimos que teníamos un gran problema”, dijo Chris Coopersmith, cirujano de cuidados críticos, quien agregó que "le estaba pasando al 20, 30 y hasta 40 por ciento de los pacientes."

En EEUU tras algunas autopsias, según un artículo del Washington Post, en lugar de encontrar evidencia de neumonía, hallaron pequeños coágulos por todas partes.

Aunque no hubo consenso sobre las razones, muchos médicos en este país creen que los coágulos podrían ser responsables de una parte significativa de las muertes por Covid-19, posiblemente explicando por qué tantas personas están muriendo en casa.

La Nación, de Argentina, describe que hace un mes, cuando Estados Unidos fue entrando en aislamiento para prepararse para la primera oleada de Covid-19, muchos médicos se tranquilizaron pensando que sabían lo que enfrentaban. En base a los primeros informes, el nuevo coronavirus parecía una variante de una enfermedad respiratoria estándar, más allá de ser muy contagiosa y de no contarse con vacuna ni tratamiento alguno. Desde entonces, sin embargo, se han ido convenciendo de que el Covid-19 no solo ataca los pulmones.

Y muchos médicos también reportan –continúa el citado diario- extraños e inquietantes casos que no se ajustan en absoluto a los libros de texto: enfermos con niveles de oxígeno extraordinariamente bajos -tan bajos que deberían estar inconscientes al borde de la muerte- que siguen hablando y chateando por teléfono como si nada; embarazadas asintomáticas con súbito paro cardiorrespiratorio; pacientes con síntomas muy leves desde todos los parámetros que se deterioran vertiginosamente en cuestión de minutos y se mueren en sus casas.

Sin patrones concretos en términos de franja etaria o enfermedades crónicas preexistentes, ya algunos científicos especulan que existe una causa común que podría explicar todas esas anormalidades: graves trastornos en la sangre de esos pacientes que generan una trombosis.

Aunque el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) parece seguir siendo la principal causa de muerte de pacientes con Covid-19, las complicaciones en la sangre le pisan los talones, según Behnood Bikdeli, del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, y presentador de un artículo sobre trombos en la revista médica del Colegio de Cardiología de Estados Unidos.

El hallazgo -cita La Nación- ha alentado a muchos hospitales a modificar el modo en que piensan y manejan la enfermedadAl principio del brote, las autoridades médicas ponían a los asmáticos y pacientes con otras comorbilidades respiratorias al tope de la lista de los más vulnerables. 

Pero más recientemente, investigadores europeos escribieron en la revista The Lancet que el número de pacientes con asma finalmente había sido "sorprendentemente" bajo. Y ya a principios de abril, cuando el estado de Nueva York difundió los datos de los problemas crónicos más frecuentes entre los muertos por Covid-19, el asma no figuraba. Las cardiopatías, por el contrario, figuraban todas.