Escucha esta nota aquí

EL DEBER/dw.com

En las redes sociales circula una imagen que asegura que “un gran cohete chino está fuera de control” y que Argentina, Chile, Ecuador, Bolivia, Brasil y otros países de la región son posibles puntos de impacto y estarían en alerta ante este hecho. Expertos han demostrado que no hay peligro para la ciudadanía de estos países y que lo más probable es que caiga en el Pacífico.

El Pentágono sigue los pasos del gran cohete chino que previsiblemente regresará a la atmósfera de la Tierra este fin de semana. Medios estadounidenses informan que se espera que el cohete chino Long March 5B entre en la atmósfera de la Tierra "alrededor del 8 de mayo". 

El portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Mike Howard, dijo que el Comando Espacial de ese país está rastreando la trayectoria del cohete.

El "punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra" del cohete no se puede identificar hasta dentro de unas horas, cuando se produzca su reentrada, dijo Howard.

El Escuadrón de Control Espacial número 18 de Estados Unidos proporcionará actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete a través del sitio web Space Track, agregaron los medios.

Los chinos utilizaron el cohete para lanzar parte de su estación espacial la semana pasada.

"No es el fin de los días"

Si bien la mayoría de los objetos de desechos espaciales se queman en la atmósfera, el tamaño del cohete, 22 toneladas, ha generado preocupación porque algunas de sus piezas más grandes puedan volver a entrar en la atmósfera y causar daños si golpean áreas habitadas.


En el Pacífico

"Si quiere apostar a dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico, porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple", dijo McDowell.

Este suceso se produce después de que China lanzara el primer módulo de su estación espacial planificada el pasado jueves por la mañana desde el centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla sureña de Hainan, según la Administración Nacional del Espacio de China.

La estación espacial de China no se lanzará de una vez; se ensamblará a partir de varios módulos que se enviarán en diferentes momentos y estará en pleno funcionamiento a fines de 2022.

Comentarios