Escucha esta nota aquí

Al menos 23 personas fueron asesinadas en enfrentamientos de grupos armados en diferentes zonas rurales del departamento de Arauca, en Colombia, ubicado en la frontera con Venezuela.

El Ministerio de Defensa colombiano informó este lunes que enfrentamientos entre el ELN, la última guerrilla reconocida en Colombia, y disidencias de las FARC que se apartaron del acuerdo de paz, dejaron al menos 23 muertos, cuatro de ellos venezolanos, en la frontera entre ambos países.

"Tenemos hoy 23 muertos que han sido en este momento encontrados" en una zona rural del departamento de Arauca (noreste), precisó el viceministro Jairo García tras un consejo de seguridad en la zona. 

El presidente conservador Iván Duque afirmó que "es probable también que haya civiles" asesinados durante los enfrentamientos en el departamento de más de 300.000 habitantes.

Durante los primeros días del año, rebeldes del ELN aliados con una facción de excombatientes de las FARC conocida como "Segunda Marquetalia" chocaron contra otros dos grupos disidentes. "Es una disputa que se originó en Venezuela y que luego tuvo repercusiones en distintos corregimientos de Arauca", explicó el jefe de la cartera de Defensa, Diego Molano.

Entre los 15 cuerpos identificados están cuatro venezolanos y dos personas con antecedentes judiciales en Colombia por porte de armas, uno de ellos un cabecilla disidente conocido con el alias de "Flaco Fred", agregó Molano.

Frontera porosa

Sin un mando unificado, las disidencias de la FARC suman unos 5.200 combatientes, la mayoría (85%) siendo nuevos reclutas que nunca estuvieron en la extinta organización rebelde, según el centro de estudios independiente Indepaz. 

Al igual que el ELN, luchan por el control de pistas aéreas ilegales para exportar cocaína desde la zona de frontera, de acuerdo con inteligencia militar colombiana.

El gobierno de Iván Duque atribuye los choques a la "frontera porosa" de 2.200 kilómetros que Colombia comparte con Venezuela, donde el gobierno de Nicolás Maduro "permite el asentimiento a grupos armados ilegales".

"Han estado operando a sus anchas en territorio venezolano con la anuencia y protección del régimen dictatorial" de Maduro, denunció el mandatario al término de un consejo de seguridad en Cartagena (norte). Colombia y Venezuela rompieron relaciones poco después de la llegada de Duque al poder en agosto de 2018.

Desplazamientos

Según el defensor del pueblo (ombudsman), Carlos Camargo, una docena de familias ha tenido que huir por los combates en los municipios de Tame y Saravena. Autoridades locales denuncian que algunas comunidades están confinadas en medio del fuego cruzado.

"Consideramos que esta situación debe tener una salida humanitaria, social y política, que no vaya a empeorar la situación ya por sí crítica en estas comunidades", comentó para RFI Sonia López, de la Fundación Joel Sierra.

En un mensaje de Twitter, el director de la ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, calificó la situación actual como "muy grave". Aunque el acuerdo de paz alivió la violencia política, Colombia vive una arremetida de grupos armados con un rebrote de masacres, asesinatos selectivos y desplazamientos forzados.

Con la AFP

Comentarios