Escucha esta nota aquí

Colombia superó este martes los 1.000 muertos por el nuevo coronavirus, casi tres meses después de haber detectado el primer contagio, informó el Ministerio de Salud.

El país sudamericano reportó 40 nuevos fallecimientos este martes, con lo que la cifra total de decesos ascendió a 1.009, dijo la entidad en su reporte diario sobre la covid-19.

La capital Bogotá, de unos ocho millones de habitantes, es la ciudad con más muertos, con al menos 258.

El departamento del Amazonas y su capital Leticia, fronterizos con Brasil, tienen la mayor tasa de mortalidad por cada millón de habitantes, con 790. Le siguen Cartagena (norte) con 153 y Buenaventura (suroeste) con 63.

La cuarta economía de Latinoamérica además llegó a los 31.833 contagios, de los cuales 1.340 fueron anunciados este martes. Bogotá es el principal foco de infecciones con más de 10.700.

El presidente Iván Duque dijo el 24 de mayo que el 90% de las camas de cuidados intensivos del país estaban libres y preparadas para atender pacientes enfermos con el virus.

El mandatario conservador asegura que hay un control relativo de la pandemia y destaca la situación de Colombia en comparación con otras naciones de la región, como Chile, Perú, Ecuador o Brasil donde se han reportado saturaciones en los sistemas sanitarios.

Duque aseguró al diario El Tiempo en una entrevista publicada el domingo que el 79% de los contagios se concentra en 10 municipios y el 66% de las muertes se focalizan en cinco de los 1.103 municipios del país.

Colombia, una nación de 48 millones de habitantes, detectó la primera contaminación el 6 de marzo de una estudiante universitaria de 19 años que llegó de Italia.

El país decretó la emergencia y entró en cuarentena obligatoria el 25 de marzo. 

El encierro, en principio, rige hasta el 1 de julio aunque ha sido relajado desde finales de abril en medio de esfuerzos para reactivar la economía, fuertemente golpeada por la caída del petróleo y el cese de actividades por el confinamiento.

Expertos y autoridades, como la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, consideran que la amplia flexibilización del aislamiento obligatorio decretada por el presidente "prácticamente" acabó con la cuarentena.