Escucha esta nota aquí

Un juez federal mexicano que tuvo a su cargo casos del crimen organizado fue asesinado a balazos este martes junto con su esposa por un grupo armado que irrumpió en su casa en el estado de Colima (oeste), informó la Suprema Corte de Justicia.

El juez Uriel Villegas se encontraba en su casa con su familia cuando, poco antes del mediodía, hombres armados ingresaron violentamente y abrieron fuego. Dos menores de edad, hijos del magistrado, y una empleada doméstica sobrevivieron al ataque. 

"Pedimos a las autoridades competentes su apoyo para garantizar la seguridad de las juezas y jueces federales y de sus familias, y que se investiguen y se deslinden las responsabilidades correspondientes", dijo Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte, durante una sesión a distancia del máximo tribunal.

La secretaría de Seguridad también condenó el asesinato del juez y su esposa, mientras la Fiscalía General anunció en su cuenta de Twitter que "asume plenamente" la investigación de este ataque.

Villegas estaba asignado desde febrero a un juzgado de un penal federal en la ciudad de Colima, capital del estado del mismo nombre.

Previamente, había actuado como magistrado en el estado de Jalisco y, según la prensa mexicana, estuvo a cargo del caso de Rubén Oseguera, hijo de Nemesio Oseguera "El Mencho", líder del poderoso cartel Jalisco Nueva Generación.

Villegas ordenó en 2018 el traslado de Oseguera hijo a un penal de Oaxaca, desde cual fue extraditado a Estados Unido en febrero.

A fines de 2006, el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón lanzó una polémica ofensiva militar contra el crimen organizado que, según especialistas y defensores de los derechos humanos, ha sido uno de los principales móviles de una escalada de violencia en México.

Según cifras oficiales, desde entonces se han registrado casi 275.000 asesinatos en el país, aunque no se detalla cuántos casos están ligados al combate de las mafias.