Escucha esta nota aquí

El exmiembro de las SS hitlerianas Reinhold Hanning, de 94 años, fue condenado hoy a cinco años de prisión en el juicio abierto contra él en la Audiencia de Detmold (centro de Alemania) por complicidad en la muerte de 170.000 presos de Auschwitz.

Las muertes por las que fue procesado corresponden al periodo en que sirvió en ese campo de exterminio nazi de la Polonia ocupada, entre enero de 1943 y junio de 1944, cuando tenía 23 años.

"Me avergüenzo de haber dejado que esto sucediera y de no haber hecho nada para impedirlo", dijo el exguardia de las SS de 94 años en una confesión leída por sus abogados, rompiendo con décadas de silencio.

Para los sobrevivientes del Holocausto y los descendientes de las víctimas, este juicio es "un gran paso, aunque tardío" en "el examen completo de los asesinatos masivos en Auschwitz", indicaron sus abogados en un comunicado.

La justicia sancionó por primera vez el papel desempeñado por un SS en "las diferentes formas de exterminio", las cámaras de gas, las ejecuciones sumarias y el asesinato "por las condiciones de vida", sobre todo por la desnutrición, recalcaron.

Hanning es el tercer acusado en una serie de juicios que comenzó con la condena en 2011 de John Demjanjuk, antiguo guardia de Sobibor, y la del año pasado contra Oskar Gröning, ex contador de Auschwitz, tras décadas de indulgencia judicial.

Otros dos guardias del campo de exterminio más emblemático del Holocausto debían comparecer este año ante los tribunales. Pero el juicio del primero está suspendido a la espera de una decisión de expertos médicos y el segundo murió una semana antes de ser juzgado.

Al igual que a Demjanjuk y Gröning, la fiscalía no acusa a Reinhold Hanning de un acto criminal pero lo describe como una "pieza" en el sistema de exterminio. Un exterminio tan masivo que compromete a todo el personal del campo.