Escucha esta nota aquí

Durante la tarde de ayer se informó sobre la primera muerte de un menor de edad en Chile a causa de coronavirus, desde que se confirmó el arribo de la enfermedad al país en marzo pasado.

Se trata de un niño de 13 años que estaba internado desde hace meses en el Hospital Calvo Mackenna de Providencia por una enfermedad genética, que obligó a que el 20 de enero de este año se le sometiera a un trasplante de médula. El director del recinto asistencial, Jorge Lastra, detalló que el menor nunca fue dado de alta pues tras la operación sufrió diversas complicaciones, como la enfermedad de injerto contra huésped, que le causó un daño gastrointestinal.

Además, explicó que hace dos semanas le hicieron el examen PCR por Covid-19, ya que "descubrimos que una visita que había recibido dio positivo". Una vez confirmado el contagio, el adolescente fue aislado del resto de los niños y trasladado hasta la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital. "El niño requirió ventilador mecánico, lo asistimos, hasta que falleció (esta madrugada)", precisó Lastra. En esa línea, agregó que "él venía hace tres meses evolucionando tórpidamente.

El niño tenía muchas complicaciones, y se agregó este hecho. De hecho, el niño hace más o menos 72 horas comenzó con trastornos respiratorios". Sobre los motivos de por qué se produjo este contagio pese a que el adolescente estaba dentro de los grupos de alto riesgo, el director aseguró que se debió a que no le quisieron restringir las visitas ya que "son niños que pasan meses internados".