Escucha esta nota aquí

El Congreso chileno inició este miércoles el trámite de un proyecto de ley para permitir un segundo retiro anticipado de los fondos de pensiones tras el aprobado en julio pasado como medida excepcional para hacer frente a la pandemia.

El nuevo proyecto, que inició su discusión este miércoles en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, fue presentado por congresistas de la oposición de centro izquierda.

La iniciativa cuenta con menos apoyo entre los legisladores que la anterior propuesta, aprobada en tiempo récord con votos de varios parlamentarios oficialistas pese a la resistencia del gobierno del conservador Sebastián Piñera.

"El primer retiro significó no solamente un alivio para las familias que hoy día sufren hambre y cesantía, sino que además una reactivación interesante de la economía global del país", afirmó la diputada Pamela Jiles, una de las promotoras del texto.

El primer retiro benefició a nueve millones de personas, que recibieron un promedio de 1.447 dólares utilizados mayormente para pagar deudas o adquirir productos de primera necesidad en medio de la aguda crisis económica que ha provocado el coronavirus en Chile.

La pandemia ha causado hasta la fecha cerca de 450.000 contagiados y más de 16.000 muertos, entre confirmados y sospechosos.

Al igual que la primera vez, el nuevo proyecto permite a los beneficiarios retirar hasta un 10% de sus fondos de pensiones libres de impuestos, con un tope de 4,3 millones de pesos (unos 5.400 dólares) y un mínimo de un millón (1.250 dólares).
Tal como antes, el gobierno manifestó su negativa a este segundo retiro, advirtiendo que reducirá fuertemente las pensiones de los trabajadores.

En contra de las proyecciones oficiales, el primer retiro dio un respiro a las familias chilenas y un fuerte impulso a la economía local tras meses de pandemia, lo que fue reconocido por el propio gobierno tras una inyección de liquidez de unos 10.000 millones de dólares.