Escucha esta nota aquí

La Región de las Américas registró el 64% de las nuevas muertes reportadas a nivel mundial en los dos últimos meses, con más de 213.000 nuevas muertes, aunque la región sólo tiene cerca del 13% de la población mundial, según una nueva actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de Salud (OPS).
 
La actualización epidemiológica señala que la mayoría de las nuevas muertes a nivel mundial fueron reportadas por Brasil, con un 19%; Estados Unidos, con un 16%; India, que comprende el 13%; y México con un 12% de las nuevas muertes.
 
El número de casos en todo el mundo ha aumentado un 158%, con unos 14 millones de casos adicionales, desde la actualización de la OPS publicada el 23 de junio. Las muertes aumentaron en un 72%, lo que suma unas 300.000 muertes adicionales.
 
En la Región de las Américas, "si bien los casos de COVID-19 parecen haberse estabilizado en algunos países y territorios a nivel nacional (por ejemplo, en Estados Unidos y Canadá), las tasas de notificación diaria se están acelerando ahora en otros países y territorios, muchos de los cuales están experimentando brotes más grandes por primera vez desde el inicio de la pandemia en la región (por ejemplo, los países y territorios de la subregión del Caribe)”, señaló la OPS.
 
Sin embargo, las notificaciones diarias de casos en Estados Unidos y en Brasil están en tendencia a la baja, dijo el informe. En Centroamérica, los casos y las muertes aumentaron en más de un 300% (de 61,058 casos a 266,000 casos, y de 1,580 muertes a 7,203 muertes) desde junio. En el Caribe hubo un aumento del 230% en los casos (llegando a más de 100,000 casos) y un aumento del 123% en las muertes (llegando a 1,384 muertes), en comparación con lo que reportaron en junio. América del Sur ha notificado más de 5,6 millones de casos y 186.000 muertes, casi tres veces el número de casos en junio y el doble de muertes desde ese mes.
 
En una rueda de prensa reciente, la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne, dijo que el aumento del número de casos indica una necesidad urgente de implementar medidas de salud pública para frenar la propagación del COVID-19, como el rastreo de contactos, el distanciamiento social, el refugio y los límites de las reuniones públicas. "No podemos detener toda transmisión, pero si los países se mantienen vigilantes y ampliar las pruebas y la vigilancia, pueden identificar mejor los picos en los casos y actuar rápidamente para contenerlos antes de que se extiendan fuera de control", dijo.