Escucha esta nota aquí

Corea del Sur disparó con éxito ayer un misil balístico desde un submarino, lo que lo convierte en el séptimo país del mundo en poseer esta avanzada tecnología y despierta interrogantes sobre una carrera armamentística en la región.

El ensayo, supervisado por el presidente surcoreano Moon Jae-in, tuvo lugar horas después de que la vecina Corea del Norte, que está dotada del arma nuclear, disparase dos misiles balísticos al mar, según el ejército de Corea del Sur.

Corea del Sur ha avanzado en su capacidad militar en busca de contrarrestar la amenaza que plantea su vecina del norte, que se encuentra bajo sanciones internacionales por sus programas de armas nucleares y misiles balísticos.

El misil surcoreano fue disparado desde el nuevo submarino “Ahn Chang-ho” y recorrió la distancia esperada hasta impactar en el blanco, indicó el Gobierno de Seúl.

El Consejo de Seguridad de la ONU anunció una reunión de urgencia sobre los lanzamientos en la península coreana, que se celebrará a puerta cerrada y de manera informal.

Pocas horas después del ensayo, la influyente hermana del líder norcoreano Kim Jong Un, Kim Yo Jong, acusó al presidente Moon de “calumnias”.

Seúl tiene una “actitud ilógica que describe su comportamiento como una acción legítima de apoyo a la paz y la nuestra como una amenaza a la paz”, dijo la mujer en un comunicado difundido por la agencia de prensa oficial norcoreana KCNA.

Más temprano, Corea del Norte lanzó “dos misiles balísticos de corto alcance” desde las costas de la provincia de Pyongan hacia el mar, señaló un comunicado del ejército surcoreano.Los misiles recorrieron unos 800 kilómetros y alcanzaron una altitud máxima de unos 60 kilómetros.

Señal a China

El lunes, la Agencia Central de Noticias Coreana (KCNA) había anunciado ensayos exitosos durante el fin de semana de un nuevo modelo de “misil de crucero de larga distancia”.

Analistas señalaron que esta arma representa un avance importante en la tecnología bélica norcoreana, que aumenta su capacidad de evitar los sistemas de defensa al lanzar ojivas a Corea del Sur o Japón.

Según analistas, los disparos de Corea del Norte son una clara señal a China, con la que tiene una relación a veces compleja.

El líder norcoreano Kim Jong Un lleva más de seis años sin visitar China, desde que llegó al poder sucediendo a su padre, Kim Jong Il.

Comentarios