Escucha esta nota aquí

El Comité científico técnico que asesora al Gobierno italiano ha propuesta reducir la cuarentena de 14 a 10 días y solo una prueba negativa, y no dos como hasta ahora, para poder salir del aislamiento, mientras que se confirman nuevas medidas como limitar el número de personas en las reuniones privadas y los horarios de cierre de los locales.

Además, el nuevo protocolo que tendrá que ser adoptado por el Ministerio de Sanidad prevé que los asintomáticos que no den negativo, después de 21 días se les dará por concluida la cuarentena. Después de los diez días de cuarentena, que sustituyen a los 14 actuales, se deberá realizar solo un test y si el resultado es positivo, la persona deberá realizar otros siete días de aislamiento, al final de los cuales volverá a someterse a una prueba.

En caso de dar de nuevo positivo, deberá permanecer cuatro días más en cuarentena y luego realizar un último test molecular.

El Comité científico técnico se basa en los estudios que afirman que a los veinte días la carga viral es tan baja que el sujeto ya no puede contagiar.

La reducción de la duración del aislamiento en el contexto de la actual pandemia está sobre la mesa de muchos Ejecutivos europeos a medida que la segunda ola del virus se extiende por el continente. Se trata de una cuestión decisiva para reducir el impacto económico del COVID-19.

Diversos estudios sugieren que son muy pocos los casos en los que el virus sería detectable tras 10 días de cuarentena.

Ya en mayo el Organización Mundial de la Salud y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades actualizaron su criterio y redujeron de 14 a 10 el número de días de aislamiento. Bélgica ha reducido la cuarentena a siete días.

No son pocos, sin embargo, los epidemiólogos que advierten sobre el riesgo de que un aislamiento demasiado corto acabe contribuyendo a la transmisión del SARS-CoV-2.