Escucha esta nota aquí


Cuando muchos pensaban que estábamos en el principio del fin de la pandemia, surgieron las cepas mutantes para poner un manto oscuro a la crisis mundial sanitaria y más muertes. Mientras las vacunas se fabrican a paso forzado, las nuevas cepas no duermen. Siguen contagiando y cada vez más rápido.

Hasta este viernes, Brasil registraba más de 12,4 millones de contagiados y 3.650 nuevos fallecidos por coronavirus.

La cepa P.1 se detectó por primera vez en viajeros de Brasil en Japón a comienzos de enero de 2021. Los científicos postulan que esta mutación pudo desarrollarse en Manaos, donde existen varias variantes del virus, pero la P.1 es la que se extiende más rápido.

Posteriormente, varios países como Italia, Alemania, España, Portugal y Colombia bloquearon el ingreso de viajeros brasileños, medida que ya estaba en vigor desde el año pasado en Estados Unidos. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló que la variante P.1, ha sido identificada en 15 países y territorios de las Américas.

“La proporción de casos con P.1 pasó del 52% en diciembre de 2020 al 85% en enero de 2021” en Manaos, capital del estado de Amazonas, señala otro tramo del informe de la OMS, citado por el portal UOL.

Científicos brasileños alertaron que ya pueden existir mutaciones de las nuevas variantes de coronavirus que circulan en el país, que se ha convertido en el epicentro global de la pandemia y una amenaza para todo el mundo.

Un reciente estudio de la Fundación Oswaldo Cruz (FioCruz), considerado el mayor centro de investigación científica de América Latina, dice que se han detectado “mutaciones preocupantes” en cinco de los 27 estados de Brasil: Amazonas, Bahía, Maranhao, Paraná y Rondonia.

“La continua transmisión generalizada del SARS-CoV-2 en Brasil está generando nuevos linajes virales que pueden ser más resistentes a la neutralización” que las variantes anteriores, señala el informe que sostiene que el coronavirus puede estar “evolucionando hacia la generación de nuevas variantes” que serían más transmisibles y por ende más peligrosas que las anteriores.

La pandemia en Brasil ha empeorado en las últimas semanas con un fuerte aumento del número de fallecidos y de contagios, que en parte ha sido atribuido a la virulencia de una nueva variante de Covid-19 surgida en la Amazonia. Parece ser más contagiosa y puede evadir la inmunidad proporcionada por una infección pasada, aseguran científicos.

Las últimas semanas Brasil registró 1.500 muertos diarios en promedio, es decir más de un muerto por minuto. Según DW, a la falta de medicamentos y oxígeno, se suma el colapso en las unidades de cuidados intensivos, el 80% de las plazas están ocupadas en 25 de los 27 estados. En el caso de Río la situación es más grave, se sitúa en un 95%.

En mayo de 2020 Manaos sufrió el peor golpe. Pero cuando todo parecía volver a cierta normalidad y mientras se aplanaba la curva de contagios, en enero de 2021, la cantidad de muertos se duplicó.

Los cementerios de esta ciudad del norte de Brasil volvieron a despertar para volver a la muerte. La falta de oxígeno medicinal, contrastaba con la producción de ataúdes. El ritmo de los sepelios aumentaba hora tras hora y la ciudad de 2,2 millones de habitantes del noroeste de Brasil volvía a estar en la boca del mundo. 

Según reportes internacionales, el sistema público no se preparó para esta segunda ola, reclaman cientos de familiares que guardan a sus enfermos en sus casas ante la falta de camas en los hospitales.

La científica brasileña Margareth Dalcolmo dice que la variante amazónica ya se ha diseminado en varios estados del país y que incrementará ostensiblemente el número de contagiados, según reporta France 24. “La única salida es la vacunación y en Brasil debiéramos estar vacunando a 1 millón de personas por día, tenemos la capacidad de hacerlo”, dice la renombrada neumóloga.

Por su parte la OPS alertó el martes sobre el “terrible” aumento de casos de Covid-19 en Brasil, que también golpea a sus vecinos Venezuela, Bolivia y Perú, y destacó el alza de los contagios en Chile, Paraguay y Uruguay, según reportó AFP. 

“El virus de Covid-19 no está retrocediendo, ni la pandemia está comenzando a desaparecer”, advirtió en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

“Lamentablemente, la terrible situación de Brasil también está afectando a los países vecinos. Los casos han aumentado en Venezuela, particularmente en los estados de Bolívar y Amazonas, que limitan con Brasil”, indicó.

“Se ha reportado un aumento de casos en el departamento de Pando en Bolivia y la ocupación de camas en las UCI sigue siendo muy alta en Loreto, Perú”, agregó.

Esta variante es capaz de infectar y reinfectar a las personas que tuvieron coronavirus.

Otro estudio de investigadores del laboratorio estatal brasileño Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) había indicado que en individuos infectados con P.1 la carga viral en el cuerpo puede ser hasta diez veces mayor.

“Parece que la cepa marca un contagio más veloz y se nota que mata más rápido, estamos viendo que en tres o cuatro días la personas está con el pulmón colapsado”, dice el médico boliviano Carlos Paz, desde San Pablo.

“No hay un medicamento para disminuir la virulencia del coronavirus. Esta cepa es más transmisible que la anterior y eso traerá lamentablemente más muertes”, agrega Paz.

En Manaos, por ejemplo, la primera ola del coronavirus llegó a contagiar al 76% de sus habitantes de acuerdo a lo publicado por la revista científica Science. Con este porcentaje, tan alto, la ciudad debía haber llegado a la llamada inmunidad de rebaño, dijeron. Sin embargo, Manaos sufrió una segunda ola de contagios.

Un reporte de la BBC Mundo indica que estas mutaciones tienen nuevas maneras de entrar al cuerpo y de bloquear anticuerpos, por lo tanto, producen cargas virales más altas que están relacionadas con casos más graves de la enfermedad

Por ahora hay tres variantes, pero los científicos aseguran que mientras más circule el virus, por supuesto con la gente portándolo, hay más probabilidades de nuevas mutaciones, por eso mantener las medidas de prevención sigue siendo la clave mientras nos vacunamos de a poco.

“Según los reportes, la cepa brasileña P.1 ya ha sido diseminada prácticamente en toda Sudamérica, entonces lo que se reporta de forma un tanto empírica es con seguridad que ya la tenemos en el país, ya ha estado circulando hace varias semanas atrás, la segunda ola ha tenido con mucha certeza ya casos, en buena cantidad de este tipo de cepa; sin embargo, los reportes que nos hace la Organización Mundial de la Salud en base al monitoreo de la genotipificación del virus nos indica que si bien aumenta la tasa de contagio no está totalmente demostrado que sea mucho más mortal, sí sabemos que es mucho más contagiosa”, dice el viceministro de Salud de Bolivia, Álvaro Terrazas.

Bolivia ha enviado a analizar muestras al exterior para comprobar su clasificación.

La región de las Américas es la más afectada del mundo por el Covid-19: suma 54,4 millones de contagios y 1,3 millones de muertos desde que el nuevo coronavirus se reportó por primera vez en China en diciembre de 2019, según un conteo de la AFP basado en cifras oficiales.


Comentarios