Escucha esta nota aquí

Italia registró ayer 168 nuevos muertos por el coronavirus, un récord en 24 horas, con lo que el número total de fallecidos por la epidemia Covid-19 se eleva a 631.

Los casos positivos actuales son ya de 8.514 y 1.004 personas se han curado, por lo que el total de todos los contagios desde el principio de la crisis es de 10.149.

Los 168 fallecimientos en las últimas 24 horas se registraron en Lombardía, donde ya han muerto 468 personas desde el inicio de la crisis del coronavirus.

Después de Lombardía, la segunda región más afectada es Emilia Romaña, con 1.533 casos positivos y 85 fallecidos, seguida del Véneto, con 856 casos y 26 fallecidos.

Esto sucede luego de que 60 millones de italianos recibieron el lunes la consigna de quedarse en sus casas, una medida sin precedente para intentar frenar el avance del Covid-19, que parece dar un respiro a China, donde se han levantado algunas restricciones y el presidente Xi Jinping anunció que la epidemia estaba “prácticamente contenida” en su epicentro, la ciudad de Wuhan.

“Todos a casa, todo cerrado”, eran los títulos de la prensa italiana, con los que se resumía el decreto firmado por el jefe de gobierno Giuseppe Conte, que decidió extender a todo el país las medidas que ya habían confinado desde el domingo a la población del norte de la península.

“Voy a firmar un decreto que puede resumirse así: ‘Me quedo en casa’ (...) Toda Italia será una zona protegida”, dijo, en tono grave. Todos los italianos deberán “evitar los desplazamientos” salvo para ir a trabajar, comprar víveres o recibir cuidados médicos. Todas las reuniones multitudinarias de personas quedan prohibidas.

Italia se convirtió así en el primer país del mundo en extender a todo su territorio medidas draconianas para intentar contener la epidemia.

El coronavirus no se detiene

El número de personas infectadas de Covid-19 en el mundo llegó así a 117.356, de las cuales 4.252 fallecieron, en 107 países y territorios, según un balance de la AFP sobre la base de fuentes oficiales.

China (sin los territorios de Hong Kong y Macao), en donde se declaró el brote a finales de diciembre, sumaba 80.754 casos, con 3.136 decesos. Entre el lunes y el martes se registraron en ese país 19 casos nuevos y 17 decesos.

En el resto del mundo se registraron ayer 36.602 casos de personas infectadas (4.082 nuevos contagios), de las cuales 1.116 fallecieron (271 nuevos).

Los países más afectados detrás de China son Italia (10.149 casos, con 977 nuevos y 631 muertos), Irán (8.042 casos, con 881 nuevos y 291 muertos), Corea del Sur (7.513 casos, con 131 nuevos y 54 muertos) y España (1.639 casos, con 640 nuevos y 36 muertos (29 más en las últimas 24 horas).

Desde el lunes, China continental, Italia, Irán, Corea del Sur, España, EEUU, Francia, Reino Unido, Holanda, Suiza, Marruecos, Líbano, Canadá y Panamá registraron nuevos casos mortales. Burkina Faso, Chipre del Norte, República Democrática del Congo y Mongolia anunciaron por primera vez casos en sus territorios.

Este balance fue realizado utilizando datos de las autoridades nacionales recopilados por las oficinas de la AFP y con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La epidemia afecta viajes entre Bolivia y Europa

La epidemia que se vive en Europa afecta también el flujo de pasajeros entre ese continente y Bolivia. Las pérdidas más altas están en los que llegan al país. Según la Cámara Nacional de Operaciones de Turismo Receptivo (Canotur) disminuyó un 50% el flujo.

El presidente de esta entidad, Raúl Calvimontes, dijo que aunque “estamos en temporada de asiáticos”, llegan pocos y añadió que aún se debe ver la afectación que tendrá, si no se logra controlar, en la época de más viajeros europeos (junio-noviembre).

Los viajes de bolivianos a Europa también fueron afectados, en menor medida. El presidente de la Asociación Boliviana de Agencias de Viaje y Turismo (Abavyt), Marco Mercado, indicó que la disminución de viajes ronda entre un 10 y 15%. Mercado explicó que las salidas fijas que tenían países como Italia fueron postergadas.

El director de Migración, Marcel Rivas, confirmó que disminuyó “sustancialmente” el flujo de viajeros en los últimos meses, aunque no citó cifras. (LM).

Comentarios