Escucha esta nota aquí

Laurentino Cortizo asumió ayer como presidente de Panamá para los próximos cinco años con un duro discurso contra la corrupción y prometiendo acabar con la flagrante desigualdad económica que aqueja al país.

“Venimos de una década perdida de corrupción, de robarse el dinero de los panameños. Se lo quitaron a los enfermos, a los que sufren sin medicamentos en hospitales fantasmas (...) Nos intoxicó el clientelismo”, aseguró durante el discurso de investidura.

Cortizo, un empresario ganadero de 66 años que ganó con el 33 % de los votos las elecciones de mayo pasado, dijo que los fondos públicos “son y serán sagrados”.

Panamá ha sido sacudida en los últimos tiempos por distintos escándalos de corrupción, como el de los sobornos de la multinacional brasileña Odebrecht o el de las sociedades “offshore” (extraterritoriales) usadas presuntamente por personalidades de todo el mundo para evadir impuestos.

Tags

Comentarios