Escucha esta nota aquí

Una enfermera argentina de 43 años de edad, que había recibido el alta médica luego de permanecer internada un mes por coronavirus, murió la tarde del martes 28 de julio en una clínica privada, trasladada allí en ambulancia ante una imprevista crisis respiratoria.

Los médicos que la atendieron en el Sanatorio Belgrano, en Buenos Aires, intentaron y no lograron reanimar a María Mariángeli, que prestaba servicios en el Hospital Houssay, un establecimiento del Programa de Atención Médica Integral argentino en el que hace tres semanas se disparó el brote de contagio de Covid-19 más importante que se haya dado en el distrito.

Su recuperación había transcurrido en el Hospital Privado de la Comunidad, donde incluso estuvo casi una semana conectada a un respirador artificial por la gravedad de su cuadro clínico.

Los profesionales que la atendían le firmaron el alta médica este lunes, cuando constataron un segundo test PCR que dio negativo con el que la consideraron recuperada de coronavirus. 

Por eso, al confirmar además su buen estado de salud general, le permitieron regresar a su casa. Unas 12 horas después del alta médica, se le desató esta crisis respiratoria, declararon sus familiares al personal de emergencias médicas que acudió pronto ante la gravedad de la situación.

Como las condiciones se complicaban debieron modificar el destino, así que en lugar de ir hasta la Clínica Colón, que era el objetivo inicial, tuvieron que improvisar una escala varias cuadras antes en el Sanatorio Belgrano.

Allí se desplegó todo el equipo profesional y técnico con intenciones de estabilizarla, lo que nunca pudieron lograr. No hubo un informe oficial sobre el motivo del fallecimiento, pero se cree que pudo haber sufrido un paro cardíaco derivado de un tromboembolismo pulmonar.

El caso generó dolor y enorme impacto en esta comunidad en la que, desde el inicio de la pandemia, los trabajadores de la salud representan un porcentaje más que importante de los contagiados.

Durante la tarde, en redes sociales se generó una cadena de mensajes que convocaba para la noche de este 29 de julio un “aplausazo” en memoria de Mariángeli, al igual que se hacía en aquellos primeros meses para reconocer el trabajo del personal de centros de salud en la atención de pacientes con coronavirus.

También en Mar del Plata, hace un mes y medio, se había dado el caso de un paciente que recibió el alta médica tras su recuperación por coronavirus y falleció al día siguiente. Era un hombre de 94 años de edad y, al momento del deceso, continuaba internado en la Clínica Pueyrredón, pero bajo seguimiento por otras patologías. (El Nacional)