Escucha esta nota aquí

Perder el gusto o el olfato no son síntomas tan comunes para la nueva cepa británica de coronavirus. Así lo ha dado a conocer esta semana la Oficina Nacional de Estadística británica (ONS, por sus siglas en inglés). En cambio, la tos, el dolor de garganta o el cansancio predominan en la variante de Reino Unido.

El estudio analizó las características de las personas que dieron positivo en SARS-CoV-2 dentro del Informe de Infección por Coronavirus (Covid-19) con el que el Gobierno británico actualiza los datos sobre la enfermedad en el territorio.

Se consideraron solo casos con una respuesta positiva fuerte, medido por el número de veces que hacía falta ampliar el ARN del virus para que el test pudiera detectarlo. La medida temporal abarcó desde el 15 de noviembre de 2020 hasta el 16 de enero de este año.

Las personas que dieron positivo en la prueba compatible con la nueva variante del Reino Unido informaban más a menudo de haber padecido síntomas en general, específicamente los síntomas clásicos.

Las mayores diferencias se encontraron en la tos, el dolor de garganta, la fatiga y los dolores musculares. En cambio, era menos probable que hubieran padecido una pérdida del gusto y del olfato. En los síntomas gastrointestinales no aparecieron diferencias.

Para discriminar entre infecciones causadas por la cepa británica, la llamada B117, frente a las de otras variantes de SARS-CoV-2, se tuvieron en cuenta las mutaciones del virus.

La nueva variante presenta una serie de alteraciones en su genoma respecto a las anteriores, especialmente en la proteína S. Esto significa que el gen S ya no se detecta en las pruebas actuales. Así pues, los positivos que incluyeran dicha proteína serían casos de coronavirus anteriores y los que no, de la cepa británica. Los otros genes medidos fueron los de la proteína N y el gen ORF1ab, ambos positivos para las dos variantes del virus.

Las conclusiones del informe de la ONS se suman a las estimaciones sobre la mayor contagiosidad de B117. Según el Grupo Asesor sobre Amenazas por Nuevos Virus Respiratorios del Gobierno británico (Nervtag, por sus iniciales en inglés), esta resulta entre un 30% y un 70% más contagiosa.

Probablemente la nueva cepa también sea más mortal, según investigaciones británicas.

Tomado de La Vanguardia (España)


Comentarios