Escucha esta nota aquí

El coronavirus ha puesto al sistema de salud chileno "cerca del límite" afirmó hoy domingo el presidente Sebastián Piñera, con hospitales trabajando a su máxima capacidad ante un sostenido incremento de casos y de la cifra de muertos que ya superó los 700.

"Estamos muy conscientes, de que el sistema de salud está muy exigido, muy demandado, muy estresado. Ayer, escuchaba a algunos especialistas que decían que estamos 'muy cerca del límite': es verdad, estamos muy cerca del límite", dijo Piñera durante la inauguración de un hospital de campaña en el sur de la capital chilena con 100 camas para atender a contagiados.

Piñera afirmó que esto se debe a que "hemos tenido incremento muy grande en demandas de camas intensivas" en los hospitales chilenos, cuyas unidades de cuidados intensivos están ocupadas en un 85%.

La sostenida propagación del virus siguió marcando récords preocupantes este domingo en Chile: se registraron 3.709 nuevos casos y fallecieron 45 personas en las últimas 24 horas, para sumar 69.102 infectados y 718 muertos desde el 3 de marzo, cuando se confirmó el primer infectado.

Santiago, la capital chilena con 8 millones de habitantes y bajo cuarentena absoluta por segunda semana consecutiva, es el principal foco de la pandemia en el país y tiene el 94% de sus camas intensivas ocupadas. El gobierno descongestionó sus hospitales trasladando a otras ciudades en helicópteros y aviones militares a cerca de una veintena de personas desde la semana pasada.

En Chile existen alrededor de 38.000 camas de atención médica y planea incrementar al menos 4.000 más por la pandemia, para lo cual ya anunció la instalación de cinco hospitales de campaña y ordenó a las clínicas privadas aumentar su capacidad a más de 600 camas hasta el 15 de junio.

El gobierno también ha lidiado durante esta semana con manifestaciones en las comunas más pobres de Santiago por la falta de alimentos y trabajo. 

Ante ello, comenzó el viernes la distribución de 2,5 millones de cajas de víveres para los más pobres, e inició el sábado la entrega de un bono de ingreso familiar de hasta 420 dólares, y que beneficiará a unos 4,9 millones de personas.