Escucha esta nota aquí

Científicos estadounidenses han creado el primer mapa 3D a escala atómica de la parte del nuevo coronavirus que infecta las células humanas, una etapa clave para el desarrollo de una vacuna y de tratamientos, según un estudio publicado ayer. Mientras tanto suman ya más de 2.100 los fallecidos por la epidemia en China, con otras 108 víctimas conocidas ayer y los contagiados son cerca de 80.000.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas en Austin y de los institutos nacionales de salud recurrieron a una tecnología llamada criomicroscopía electrónica, premiada con el Nobel de Química en 2017, para mapear la parte del virus que se adhiere a las células, unas puntas llamadas proteínas de espícula. 

“La punta es el antígeno que quisiéramos introducir en los humanos para provocar de manera preventiva la producción de anticuerpos por el sistema inmunitario, de manera que esté listo a responder a un ataque cuando llegue el verdadero virus”, explica a la AFP Jason McLellan, el científico que dirigió el estudio.  Su equipo y él llevaban años estudiando otros virus de la misma familia que el Covid-19 surgido en China. 

Aprovechando esa experiencia previa y a partir del genoma publicado por China al principio de la epidemia, los investigadores estadounidenses crearon una versión estable de las puntas del virus en su laboratorio. 

Su estructura molecular está ahora disponible para los científicos de todo el mundo. 

“Es una hermosa y nítida estructura de una de las proteínas más importantes del coronavirus, un verdadero avance para entender cómo el coronavirus encuentra y penetra en las células”, comenta el virólogo Benjamin Neuman, de la Texas A&M University-Texarkana, que no participó en el trabajo. 

El mapa ayudará a los investigadores a entender cómo se esconde el virus y cómo neutralizarlo, y les dará pistas para elaborar medicamentos antivirales y una vacuna, aunque se tienen que hacer muchas pruebas. 

Portazo ruso

La drástica decisión rusa de prohibir la entrada de ciudadanos chinos a su territorio, a causa del coronavirus, va a tener un duro impacto económico en ambos países, advierten responsables.

Anunciada el martes por un decreto lacónico, esta decisión que prohíbe la entrada de chinos, entre ellos turistas, estudiantes o mano de obra, endurece las normas, que ya eran muy estrictas para impedir la propagación del Covid-19. 

Oficialmente, Rusia ya no tiene enfermos del coronavirus en su territorio después de la salida del hospital la semana pasada de los dos únicos pacientes, ciudadanos chinos.

Rusia ya había cerrado sus 4.250 km de fronteras con China, cortado las relaciones ferroviarias para trenes de pasajeros y restringido el número de vuelos hacia las ciudades chinas. Ahora los chinos solo podrán transitar por Rusia haciendo conexión hacia o desde Europa via la aerolínea Aeroflot.

“Cuando la situación sea mejor, estas medidas serán ajustadas e incluso retiradas”, dijo el portavoz del Ministerio chino de Relaciones exteriores, Geng Shuang, quien precisó que “medidas como la enseñanza en línea” serán implementadas por Rusia para los estudiantes chinos involucrados.



Comentarios