Escucha esta nota aquí

Cuba prohibió ayer una marcha opositora prevista para el 15 de noviembre, denunciando una “provocación”, y dijo que sus promotores tienen vínculos con Washington para impulsar un cambio de régimen en la isla, según una comunicación oficial.

“Los promotores y sus proyecciones públicas, así como los vínculos de algunos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el Gobierno estadounidense, tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en Cuba”, señala la carta de respuesta a un petitorio para realizar esa marcha publicada en el sitio oficial Cubadebate.

La manifestación anunciada en La Habana, “cuyo esquema organizativo se concibe simultáneo para otros territorios del país, constituye una provocación como parte de la estrategia de cambio del régimen” para Cuba, añade la respuesta que destaca el carácter constitucional e “irrevocable” del sistema socialista cubano.

Por su parte, el vocero del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, rechazó la prohibición de la marcha y pidió al Gobierno cubano respetar los derechos fundamentales.

La incertidumbre sobre la realización de la marcha se mantiene a la espera de la decisión que tomará la oposición. /AFP

Comentarios