Escucha esta nota aquí

El presidente cubano Raúl Castro cerró ayer una cumbre de la ALBA que condenó ‘enérgicamente’ las sanciones de Estados Unidos a Venezuela, en el décimo aniversario de este bloque creado por Hugo Chávez y Fidel Castro.

Los 11 gobernantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) acordaron "condenar enérgicamente la aprobación por el Congreso de Estados Unidos de sanciones contra la República Bolivariana de Venezuela", en una declaración leída por el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Los líderes del bloque de países con gobiernos de izquierda también apoyaron los esfuerzos del Gobierno de Maduro "para preservar el inmenso legado del comandante Hugo Chávez" y sus acciones para "resguardar la paz y enfrentar los esfuerzos desestabilizadores".

Además, la ALBA "reclamó una vez más al Gobierno de Estados Unidos un cambio de políticas hacia la hermana República de Cuba", que contemple el "fin inmediato del bloqueo" económico vigente desde hace medio siglo y sacar a la isla de "la espuria y arbitraria lista de países que patrocinan el terrorismo internacional".

Washington aprobó el miércoles sanciones a altos funcionarios venezolanos a los que acusa de violar los derechos humanos en las manifestaciones opositoras de inicios de 2014.

Celebración
Esta XIII cumbre de la ALBA -a la que asistieron también el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega- estuvo destinada a celebrar el aniversario del bloque más que a diseñar políticas conjuntas, y se efectuó en el Palacio de la Revolución de La Habana.

Varios participantes, entre ellos Maduro y Ortega, fustigaron al "imperialismo" en este cónclave del bloque creado por el ex presidente venezolano Hugo Chávez (fallecido en 2013) y el líder cubano Fidel Castro, que dejó el mando en 2006