Escucha esta nota aquí

Los líderes del G7 reconocieron por primera vez ayer, en la ciudad siciliana de Taormina, su división respecto a la cuestión del clima, después de que Estados Unidos se negara a comprometerse con el Acuerdo de París contra el calentamiento global.   


Fiel a su estilo impredecible, el presidente Donald Trump anunció al término de la cumbre que decidirá "la próxima semana" si se retira o no del acuerdo pactado en París 
en 2015 con el fin de reducir las emisiones mundiales de carbono.


Pese a las presiones de los europeos (Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña y la Unión Europea), de Canadá y de Japón, Trump no ha cedido y se ha tomado más tiempo para decidir si retira a su país del pacto. EEUU está revisando su política sobre el cambio climático así como el Acuerdo de París y por lo tanto "no se llegó a un consenso sobre ese asunto", recalca la declaración final.
El presidente Trump "vino para aprender y la posición que adopte será la mejor para EEUU", explicó su consejero económico, Gary Cohn.


La canciller alemana Angela Merkel, gran defensora del Acuerdo de París, reconoció ante la prensa su "insatisfacción" por el resultado de las discusiones sobre el clima.
Sobre otro tema espinoso de la agenda, el del comercio internacional, los líderes del G7 lograron que EEUU abandonara su tendencia al aislacionismo y consiguieron limar 
diferencias.


En la declaración final, el G7 se compromete a luchar contra el proteccionismo, así como contra las "malas prácticas" comerciales, después de las denuncias hechas por Trump sobre ello en repetidas ocasiones.
El viernes, los jefes de Estado y Gobierno del G7 sí coincidieron en materia de lucha antiterrorista, tras el atentado de Mánchester y la matanza de cristianos en Egipto.


 Los siete líderes instaron a los gigantes de internet a luchar con más eficacia contra los contenidos radicales, como una medida clave contra el terrorismo yihadista y el reclutamiento de combatientes extranjeros, sobre todo después del ataque en Mánchester cometido por un británico de origen libio.   
Otro punto de acuerdo entre los líderes del G7 ha sido el de advertir a Corea del Norte de que están dispuestos a tomar medidas adicionales por sus pruebas de misiles y de armamento nuclear. 

Comentarios