Escucha esta nota aquí

Justo un año después de la mayor marcha realizada en Chile, que reunió a más 1,2 millones de personas una semana después del inicio de las protestas sociales, los chilenos acudirán a las urnas para decidir si cambian la Constitución redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet.

En el que es considerado el proceso electoral más relevante desde el retorno a la democracia en el país austral hace tres décadas, más de 14,7 millones de chilenos están habilitados para votar en este inédito plebiscito en que se decidirá sobre las opciones "Apruebo" o "Rechazo" al cambio de una Carta Magna que tuvo varias reformas en democracia.

"Chile decide", "Yo quiero paz y por eso rechazo", dicen los muros en el centro de Santiago, donde aparecieron en las últimas semanas de mayor apertura de las cuarentenas, vendedores ambulantes de la Constitución y sus códigos más polémicos en facsímiles separados: "Conozca cómo nos privatizaron el agua", gritaba en el paseo Huérfanos uno de los quiosqueros con mascarilla. 

El referéndum fue decidido tras un amplio acuerdo político alcanzado en noviembre del año pasado, casi un mes después del inicio, el 18 de octubre de 2019, de las multitudinarias protestas sociales y enfrentamientos violentos con la Policía tras el alza en la tarifa del boleto del Metro de Santiago.

Una semana después, el 25 de octubre, tuvo lugar la mayor marcha realizada en democracia. Más de 1,2 millones de personas se reunieron en torno a la Plaza Italia de Santiago, demostrando la profundidad y amplitud del descontento social acumulado en décadas en un país considerado un modelo de crecimiento económico y estabilidad en América Latina.

Un año exacto después de esa manifestación histórica, Chile se juega en las urnas la posibilidad de cambiar la Constitución redactada en 1980 y sepultar definitivamente la sombra de la dictadura de Pinochet (1973-1990), resolviendo por la vía pacífica los problemas de inequidad y exclusiones que detonaron el "estallido social" de octubre. 

Pero para sus detractores este proceso constituyente podría minar la posición de privilegio del país y lanzarlo a un precipicio.

"Un primer propósito de este proceso constituyente es dejar atrás la sombra de la dictadura de Pinochet (...), para tener una nueva Constitución sin el pecado original de haber sido elaborada bajo el uso de la fuerza", explicó a la AFP Marcelo Mella, politólogo de la Universidad de Santiago.

El segundo objetivo, agregó Mella, es "poder resolver por la vía política y pacífica los problemas que se han transformado en estructurales y que banalizan el funcionamiento de la democracia chilena", como la desigualdad y la exclusión.

Para los adherentes del Rechazo la estabilidad de Chile está en juego. Sus temores son avivados por la violencia que ha acompañado a este año de movilización social, que se salda con una treintena de fallecidos, miles de heridos y daños millonarios al mobiliario público y el comercio.

Voto en pandemia 

Los sondeos entregan un amplio respaldo al Apruebo, con entre un 60% y un 75% de las preferencias. Pero la pandemia -que el sábado superó los 500.000 contagiados y casi 14.000 fallecidos en Chile en casi ocho meses- entrega una dosis de incertidumbre sobre la participación electoral en un país donde el voto es voluntario.

"Este acto electoral ocurre en medio de una pandemia que requiere vencer el miedo para concurrir a las urnas", dice, en una columna el sábado en el diario La Tercera, Gloria de la Fuente, presidenta de la Fundación Chile 21, quien espera que la expectativa de cambiar el destino del país se imponga al temor al virus.

Pero las autoridades tomaron resguardos para evitar los contagios.

Las urnas abrirán a las 08H00 locales (11H00 GMT) y funcionarán excepcionalmente por 12 horas, con un horario especial para los mayores de 60 años, restricciones en los accesos y la prohibición de votar para los contagios activos de Covid-19 (cerca de 10.000 de acuerdo al último reporte).

Además de elegir entre Apruebo y Rechazo, los electores también definirán el órgano que redactará la eventual nueva Constitución: una "Convención Mixta", compuesta por 172 miembros, distribuida en partes iguales entre ciudadanos electos y parlamentarios en ejercicio, o una "Convención Constitucional", de 155 miembros, en la cual todos sus integrantes deben ser elegidos popularmente.

Se entregarán dos papeletas, por tanto, un elector puede votar Rechazo y elegir una de las dos opciones para redactar el nuevo texto.

De triunfar el Apruebo, Chile iniciará un proceso que se extenderá por unos dos años para redactar una nueva Constitución. El primer paso se dará el próximo 11 de abril con la elección de constituyentes, quienes tendrán entre nueve meses y un año para redactar una nueva Constitución.

El nuevo texto deberá ser ratificado en un segundo referéndum.

Comentarios