Escucha esta nota aquí

Con la mirada perdida, los sobrevivientes de una de las peores tragedias en el Mediterrá- neo esperan cerca de una playa de Libia para ser trasladados a un centro de detención de migrantes, mientras que los servicios de rescate empezaban a recuperar los cuerpos de los que no pudieron salvarse. Rescatados de las aguas tras el naufragio el jueves de su embarcación frente a las costas de la ciudad libia de Joms (oeste), son una treintena, sentados en silencio en el suelo de cemento de un cobertizo abierto a los cuatro vientos.

En el operativo, 145 personas fueron rescatadas con vida, y ayer se temía que como mínimo 110 desaparecieron en alta mar, según la Organización Internacional de Migraciones (OIM). Pocas horas después, las autoridades informaban que se habían podido rescatar 62 cuerpos, aunque el saldo podría aumentar

Tags

Comentarios