Escucha esta nota aquí

Las autoridades uzbecas abrieron este domingo una investigación criminal por la ruptura del muro de contención de una represa que ha obligado a la evacuación de más de 70.000 personas tanto en Uzbekistán como en Kazajistán.

El muro de la represa de Sardoba, en el este de Uzbekistán, cedió el viernes y al menos 70.000 personas fueron evacuadas, de ellas 50 están hospitalizadas, y más de 600 viviendas en el sur de Kazajistán han sido inundadas.

El fiscal general de Uzbekistán dijo el domingo que se ha abierto una investigación por "negligencia oficial" y violación de las normas de construcción.

La construcción de la represa de Sardoba se inició en 2010 bajo la supervisión del actual presidente Shavkat Mirziyoyev, que en la época era primer ministro, y terminó en 2017.

Mirziyoyev se desplazó el viernes a la zona, donde se registraron fuertes vientos y abundante lluvia antes del colapso del dique, para supervisar la evacuación y las labores de limpieza.

Las autoridades de la región kazaja de Turkestán, donde han sido evacuadas más de 5.000 personas, criticaron a Uzkekistán por no informar con tiempo de la situación de las inundaciones

"Tenemos una copia de nuestra correspondencia con el lado uzbeko, que (hasta las 20:00 del viernes) la situación estaba estable y no había problemas", denunció Saken Kalkamanov, gobernador adjunto de la región de Turkestán.

La administración de Turkestán estima que las inundaciones causadas por la ruptura del dique han causado daños que se elevan a unos 400.000 dólares en las cosechas, principalmente de algodón, que se cultiva en toda la región de Asia Central.